https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tensión entre productoras y refinadoras por el boom de exportaciones de Vaca Muerta

Ante la denuncia por desabastecimiento, las productoras aseguran que hay crudo suficiente y dicen que es una maniobra para presionar por aumentos en el surtidor.

El boom de exportaciones de petróleo de Vaca Muerta generó una fuerte controversia entre refinadoras y productoras no integradas. Ante el crecimiento de envíos al exterior, algunas firmas salieron a denunciar un faltante de crudo en el mercado interno que las obligaría a tener que importar.
La afirmación fue desmentida rápidamente por el Upstream, que asegura que hay stock suficiente en todas las terminales y que los envíos al exterior respetan los volúmenes acordados con el gobierno.
"Todas las exportaciones que hicieron los productores fueron realizadas con los permisos debidamente entregados por la Secretaria de Energía de la Nación y con todo los estudios hechos. Esto refleja que hay stock y que la ley de abastecimiento se cumple", indicaron a este medio.
Como explicó LPO, a partir de junio el shale oil de Vaca Muerta empezó a llegar por primera vez en grandes cantidades al exterior -llegando a representar el 40% de la producción neuquina- gracias a la reducción de retenciones y el excedente por el desplome de la demanda interna.Se reactiva Vaca Muerta impulsada por las exportaciones
Se trata de un movimiento auspicioso para el crudo local, que de a poco comienza a ser conocido en otros mercados y al constatar su alta calidad, se reducen los descuentos aplicados.
A su vez, se trata de una salida tanto para las productoras como para las provincias que cobran mayores regalías y en consecuencia, una marcha atrás podría ser letal en medio de esta crisis.
"La única lectura posible es que las refinadoras están queriendo instalar un escenario de posible desabastecimiento, para infundir temor en el gobierno nacional y provincial, y de esa manera acelerar un aumento de precios en surtidor o bien, impulsar un precio de barril criollo a la baja", analizan, en ese sentido.
Ahora que el precio local está prácticamente en sintonía con el valor internacional, el principal cuestionamiento radica en la necesidad de un ajuste en los combustibles. Si bien todos los jugadores del sector están de acuerdo, las refinadoras no integradas son las que más sufren el atraso y dicen tener que comprar el crudo a 45 dólares para venderlo a menos de 40.