https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las acciones se toman un respiro tras la Fed, pero el Ibex cotiza al alza por el repunte de los bancos | | CapitalBolsa

Las acciones europeas cotizaron mixtas el viernes, lastradas por un euro fuerte y mientras los inversores absorbían un anuncio de cambio de política del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. el euro sigue fortaleciéndose camino de sus máximos de algo más de dos años.
El índice Euro Stoxx 50 retrocede un 0,44% a 3.316,47, mientras que el Ibex 35 recupera un 0,60% a 7.133,0 de la mano de un avance de los bancos. El Banco Santander asciende un 3,28%, BBVA 2,60%, Bankia 5,67%, CaixaBank 2,51%, Bankinter 3,07% y Sabadell gana un 3,12%.
El euro sube un 0,7% frente al dólar, y esa fortaleza puede ser un obstáculo para las empresas multinacionales europeas, ya que hace que sus productos sean menos competitivos en el extranjero. El dólar yen cayó un 1,2%, tras la noticia de que el primer ministro japonés Shinzo Abe dimitirá por motivos de salud. El índice Nikkei 225 terminó con una caída del 1,4%.
La debilidad del dólar también vino de la mano de un nuevo cambio de política monetaria del presidente de la Fed, Powell, para mantener bajas las tasas de interés durante más tiempo. El índice del dólar DXY se deja un 0,7%.
Powell dijo que el banco central puede mantener bajas las tasas de interés para seguir estimulando una economía golpeada por el coronavirus, incluso si se incumple su objetivo de inflación del 2%. La promesa de mantener bajas las tasas de interés a menudo puede ser una excusa para que los inversores sigan comprando acciones.
Los movimientos se mostraron volátiles cuando los mercados vieron las noticias de Japón sobre la salida de Abe.
Los datos del viernes mostraron que el gasto de los consumidores de EE.UU. aumentó más de lo esperado en julio, aunque es probable que el impulso disminuya a medida que persista la pandemia de COVID-19 y el estímulo fiscal se agote sin vislumbrar la próxima ronda de estímulos.
"No hay duda de que el gasto de los consumidores estará bajo cierta presión hasta que obtengamos apoyo fiscal adicional", dijo Albert Brenner, director de estrategia de asignación de activos de People's United Advisors.
El S&P 500 y el Nasdaq han subido a máximos históricos y el índice de referencia está en camino de alcanzar su mejor agosto en 34 años, impulsado en parte por un repunte en las acciones de tecnología, mientras que el Dow Jones cotizó por encima del nivel en el que inició 2020.
"Nos gustaría ver que cada vez hay más acciones que se suman al avance; eso nos indicaría una mayor confianza de los participantes del mercado en la recuperación económica", dijo Brenner.
Los avances en la carrera para desarrollar tratamientos y vacunas para COVID-19 también se han sumado a la alegría. La unidad Janssen de Johnson & Johnson dijo que ampliaría las pruebas para su vacuna experimental contra el coronavirus a España, los Países Bajos y Alemania la próxima semana.
Mientras tanto, la campaña electoral de Estados Unidos entró en su recta final con la nominación republicana del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para un segundo mandato. Los analistas esperan que la volatilidad del mercado aumente nuevamente antes de las elecciones de noviembre.
El rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años subió hasta el 0,789%, el máximo desde el 10 de junio, lo que provocó que la curva de rendimiento se empinara, lo que refleja la tolerancia de la Fed a una mayor inflación.
El crudo Brent subió un 0,3% a 45,7 dólares el barril.
El precio al contado del oro repuntó un 2,1% a 1.974 dólares la onza. El metal precioso suele hacerlo bien cuando el dólar está débil y la Fed envía un mensaje moderado sobre la trayectoria futura de las tasas de interés.