https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La deuda y la pulseada de Diputados, en el foco político de una nueva semana intensa

Alberto Fernández encabezará un acto para anunciar el nivel de adhesión a la reestructuración de la deuda. Será una puesta en escena más política que económica, aunque el propio encuentro expresa la conflictividad creciente con la oposición, que en principio no asistiría al menos de manera orgánica con representación de la conducción y los jefes legislativos de Juntos por el Cambio.
No es el único punto expresivo de la tensión entre el oficialismo y JxC, sobre todo a partir del plan judicial del Gobierno, que incluye la reforma del fuero federal –sancionada en el Senado y con debate incierto en Diputados-, los planes apuntados a la Corte Suprema y la ofensiva sobre la procuración general. Precisamente en la Cámara baja se perfila para esta semana un fuerte cruce político.
El acto por el canje de la deuda va de la mano con los trascendidos que dejó circular el Gobierno sobre el alto nivel de adhesión de los bonistas. El Presidente estará acompañado por el ministro Martín Guzmán, buena parte del Gabinete y al primera línea de legisladores. Una parte podría participar de manera virtual. Y en esa línea podrían sumarse gobernadores, además de invitados del mundo económico.
El Gobierno se ha planteado este acto como parte destacada de la estrategia que aspira a salir del terreno del coronavirus. Según fuentes del Gobierno, la intención vuelve a ser “marcar la agenda”, aunque no parece sencillo de instalar el acuerdo de la deuda en la percepción social. Por esa razón, se insiste con que luego arrancará la puesta en marcha de 60 anuncios escalonados, aunque con limitaciones presupuestarias.
La complejidad y profundidad de las crisis, agravada por las medidas frente a la pandemia, aceleraron también la búsqueda de respaldo para evitar la tensión con el dólar y analizar caminos de financiamiento externo. En esa línea,  el Presidente decidió apurar el pedido formal al FMI para iniciar una negociación sobre la deuda con el organismo y tal vez un plan de facilidades extendidas. Ese paso supone discutir un plan o un conjunto de medidas económicas.
En el plano político, el interés se corrió a una iniciativa finalmente planteada por el oficialismo para retomar la iniciativa pero que tuvo un resultado adverso: la reforma judicial.
El proyecto fue aprobado la semana pasada en el Senado con una cantidad de agregados que agregaría más de mil cargos judiciales y desbordaría todas las previsiones presupuestarias para este reforma, en caso de convertirse en ley.
La iniciativa debe ser tratada ahora en Diputados, donde el Frente de Todos no tiene asegurado el número para aprobarla. Pero además, Sergio Massa debe superar el problema que plantea la falta de acuerdo para continuar con este sistema mixto de sesiones virtuales y presenciales.
La oposición señala que el compromiso para funcionar de ese modo debe ser ratificado, en función de un temario acordado. Massa convocó para este martes una sesión con dos puntos: turismo y pesca ilegal. JxC cree que lo hace sin acuerdo para allanar el camino al tratamiento de la reforma judicial. Y advirtió que iría al recinto con todos sus legisladores, con lo cual se quebraría le sistema mixto de debates sostenido hasta ahora.