https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"Hiring freeze" por pandemia: la mitad de las grandes empresas suspendió las contrataciones

El 55% de los grandes empleadores en la Argentina estiman que la pandemia y las restricciones para prevenir los contagios de Covid-19 tendrán un impacto negativo en sus negocios en los próximos seis meses.
Al extender el período a un año, el 37% sigue anticipando que sufrirá un golpe entre moderado o importante en su operación.
Por lo menos así lo demuestra la encuesta que llevó a cabo la filial argentina de la consultora Willis Towers Watson (WTW) entre el 26 de mayo y el 10 de junio último, entre 84 empleadores con presencia en la Argentina, que reúnen una fuerza de trabajo de más de 101.000 personas.
Solo un 18% de esas empresas vio un impacto negativo importante o moderado en la productividad de sus empleados (un 15% incluso percibe un efecto positivo) pero el 41% espera que el aislamiento y los cuidados para trabajar en pandemia tengan un efecto en su bienestar.
En este contexto, la consultora midió que casi la mitad (46%) de los empleadores decidió, para proteger sus negocios, detener o reducir las contrataciones de personal. Otro 5% de esta muestra ya tiene en su agenda la misma medida, y un 17% más están considerando hacerlo.
El 28% ya descartó tomar determinaciones en este sentido, y otro 4% no está seguro de lo que ocurrirá en su empresa al respecto del nuevo personal.
Matías Ghidini, General Manager de GhidiniRodil, explica que hubo dos extremos en el Mercado laboral y en el medio de ello se produjo un "hiring freeze" (congelamiento de contrataciones).
"Los sectores que quedaron fuera de esa tendencia fueron los que tienen una dinámica que se vio favorecida por el crecimiento del comercio electrónico, como ciertos sectores de la salud (servicios, insumos), algo de la agroindustria, bienes esenciales y tecnología y logística liviana", le dijo el también conductor de Humanos con Recursos (FM Millenium) a iProfesional.
En el otro extremo hubo "destrucción de empleo en el turismo, el entretenimiento en general, la gastronomía, el sector autopartista y algo de la construcción". Y en los sectores que quedaron fuera de esas dos tendencias, hubo congelamiento de nuevos ingresos.
Para marcar aún más el efecto "hiring freeze" que tuvo la pandemia en el mercado laboral, y que algunos analistas y especialistas en el empleo anticiparon en marzo (al inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio) solo un 10% de estos grandes empleadores consultados por WTW aumentó las contrataciones. Por suerte otro 4% planea acciones en la misma línea.
Pero más del 70% de las empresas le dijeron a WTW que no tienen planeadas ni bajo consideraciones medidas que tiendan a aumentar las búsquedas de personal.

"La mayoría de los sectores que participan de nuestras encuestas tienen frenadas nuevas contrataciones de empleados. Aquellos que continúan incorporando empleados en sus áreas específicas o "core" son las empresas de alta tecnología, de Fintech, agro", profundizó Fernando Beccar Varela- Consultor en Health & Benefits de Willis Towers Watson.
Efectivamente, en los meses que lleva el aislamiento social, preventivo y obligatorio las empresas que han consolidado contrataciones en números considerables incluyen a las de servicios de software como Baufest, las de videojuegos como Etermax y Wildlife Studios, las de telecomunicaciones como Viacom, fintech como NaranjaX y Ualá
Los laboratorios también se han reforzado, previendo una mayor demanda de sus productos o de nuevas líneas de negocio a partir de la pandemia. El nacional Richmond sin ir más lejos, anunció este mes que desde la declaración del aislamiento incorporó 32 nuevos colaboradores, siendo un 90% para el área de Operaciones. Asimismo, prevé sumar otros 17 más en los próximos meses. En total, aumentará 10% su dotación desde el año pasado.

¿Viene una "ola de despidos"?

Si bien un porcentaje importante de la muestra de grandes empresas de WTW proviene del sector productivo, la gran mayoría (81%) ni han recurrido ni consideran pedir a los empleados que tomen permisos y vacaciones sin goce de sueldos. Es decir, despidos encubiertos.
Hay un 3% que no está seguro que puede llegar a ocurrir en torno a este tema, y solo un 1% de las empresas que utilizó ese recurso. El resto tiene en consideración o análisis este tipo de medidas.
En la muestra de Willis Towers Watson no hubo empresas que hayan concretado despidos pero un 11% ya tiene planificados los recortes laborales.
Hay analistas que advierten por una
Hay analistas que advierten por una "ola de despidos", mientras que otros consideran que es improbable que ocurra
En ese marco, ya hay analistas económicos que alertan sobre una potencial "ola de despidos" al terminar la cuarentena obligatoria en los principales centros urbanos del país.
Pero la gran mayoría de las compañías, el 63% de las firmas que respondieron la encuesta de WTW, no lo tiene ni siquiera bajo análisis, y otro 11% no está seguro de qué ocurrirá en su compañía respecto de potenciales reducciones.
Ghidini anticipa que es improbable que haya una ola de despidos al terminar la pandemia ya que "lo que ya existe desde abril es una tendencia de destrucción del empleo que, si bien no es masiva, es progresiva y constante. Y va a ir en aumento".

En el segmento registrado, esos despidos toman distintas formas por las actuales restricciones, explicó. Algunas son por cese de actividades de empresas pequeñas y medianas, en otros casos se formalizan acuerdos entre partes, y por último hay despidos que se producen por otras causas que no son las de "fuerza mayor" que son las que están prohibidas.
"Por eso, dudo que haya una ola de despidos masiva a la salida de la pandemia. Pero el índice de desocupación al finalizar el año probablemente esté en torno a los 15 puntos, y hay que recordar que eso mide el mercado formal registrado", apuntó el titular de GhidiniRodil.
Tres cuartos de estos grandes empleadores relevados por WTW tampoco recurrirán a planes de retiro anticipados o jubilaciones para aminorar el impacto de la pandemia, lo mismo que con los planes de retiro voluntario.
Las grandes empresas que están considerando o tienen planificado este tipo de acciones rondan el 16% o 17%, aclaró Fernando Beccar Varela, y aseguró que si bien la encuesta de la consultora no apuntaba a realizar preguntas específicas sino a relevar tendencias, ellos ya notan que son "varias las empresas que están proponiendo programas de retiros voluntarios o jubilaciones anticipadas" en la Argentina.

Costos y sueldos

Una de las maneras más frecuentes de reducir el impacto de la pandemia en los costos de las empresas fue la de retrasar los aumentos salariales previstos para este año, así como la de incrementos por mérito.
Para lo que queda del año, según WTW, la tendencia seguirá siendo esta: 36% de los consultados ya redujeron o retrasaron aumentos por mérito; 5% ya lo tienen planeado y 16% lo tiene en consideración.
Por otra parte, el congelamiento de los salarios se produjo ya en el 13% de las firmas relevadas y está en los planes de un 3% más. El 18% lo tiene bajo análisis y el 58% no planea este tipo de acciones.
Por el congelamiento de los salarios y reducción de aumentos de sueldo, analistas prevén una seria reducción del consumo en general
Por el congelamiento de los salarios y reducción de aumentos de sueldo, analistas prevén una seria reducción del consumo en general
Un 88% aseguró que no se redujeron los sueldos de los colaboradores ni se planea hacerlo. Pero un 1% si declara haberlo hecho y el 9% lo tiene en agenda.
Todo apunta a que "este va a ser otro año, el tercero consecutivo en que el salario va a perder contra la inflación, esta vez por motivos extraordinarios", dijo Ghidini. Y aseguró que la discusión en el campo laboral se corrió del eje salarial y hoy pasa por mantener la estabilidad de los puestos de trabajo, "excepto en unos pocos sectores en los que están mejor y tienen buenas perspectivas, que son muy pocos".

Un 15% de los consultados por WTW redujo también los bonos anuales o está en sus planes hacerlo. Otro 26% lo tiene bajo análisis. Solo un 58% no tomó ninguna medida al respecto.
Con el ajuste trasladado a los empleados, que están haciendo frente a la inflación sin ningún tipo de alza salarial que la acompañe, analistas económicos ya prevén una baja seria en el consumo en la medida en que los sueldos siguen con su poder de compra reducido.

Cambios en la cartera de beneficios

Respecto del impacto de la pandemia en la salud de los empleados, WTW relevó que un 69% hizo o tiene previsto hacer cambios en la cartera de beneficios para atender este tema.
Solo un 31% no hizo ni planea cambios al respecto. Y un 47% ya avanzó y planea seguir haciendo modificaciones en torno a este tema.
Los cambios en las carteras de beneficios pasarán por mejorar los programas de bienestar, adecuarse a la nueva Ley de Teletrabajo y promover asistencia para el bienestar financiero
Los cambios en las carteras de beneficios pasarán por mejorar los programas de bienestar, adecuarse a la nueva Ley de Teletrabajo y promover asistencia para el bienestar financiero
Un 59% mejorará o ya comenzó a ampliar su programa de bienestar, no obstante hay un 8% que ya recortó también ese tipo de beneficios.
En la mayoría de los casos se están dirigiendo los esfuerzos a iniciativas que tengan que ver con la reducción de los niveles de ansiedad y soledad de los colaboradores, pero también a incrementar la asistencia médica virtual en el plan de salud.
Respecto a los que tienen que ver con el cuidado de personas (permisos, horarios flexibles), un tema largamente discutido en torno a la reciente Ley de Teletrabajo, solo un 32% planea mejoras.
Otro punto importante fue el bienestar financiero. Muchas de estas grandes empresas cuentan con líneas de ayuda para la planificación financiera de los empleados o incluso de emergencias.
Un 24% ya tomó medidas para promover aún más el conocimiento de esos servicios disponibles, y un 7% implementó nuevos recursos de asistencia financiera.


iprofesional