https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Europa restringe vida nocturna para recuperar control del covid

Europa está volviendo a endurecer algunas restricciones a la vida pública, ya que las fiestas de verano podrían reavivar la propagación del coronavirus.
Las autoridades europeas, preocupadas de que los vacacionistas que regresan a casa puedan propagar el covid-19 en los lugares de trabajo y las escuelas, están atrapadas entre fomentar una recuperación económica y la amenaza de un brote generalizado.
Las preocupaciones llevaron a España e Italia a cerrar las discotecas y a Grecia a restringir el horario de bares y restaurantes con la esperanza de evitar medidas más estrictas después de que acabe la temporada de vacaciones.
“No podemos desperdiciar los sacrificios hechos en los últimos meses”, dijo el ministro de Salud italiano, Roberto Speranza, en una publicación de Facebook. El Gobierno también hizo obligatorio el uso de mascarillas protectoras entre las 6 p.m. y las 6 a.m. en lugares públicos y en espacios al aire libre, como plazas y calles, donde pueden reunirse multitudes.
La canciller alemana, Angela Merkel, siguió la misma línea y, en una reunión de su partido CDU en Berlín, dijo que el aumento de los contagios es motivo de preocupación y que actualmente no hay margen para flexibilizar las restricciones.
España ha vuelto a surgir como foco, con 1.833 nuevos contagios en las últimas 24 horas, según datos del Ministerio de Sanidad publicados el lunes.
En comparación, Italia, el epicentro original del brote en el continente, informó 320 nuevos casos de coronavirus el lunes, el aumento más bajo en una semana. Aun así, el número de pacientes italianos activos siguió aumentando hasta los 14.867.

Directo de la botella

Las autoridades irlandesas están considerando nuevas medidas para frenar la pandemia.
Además de los brotes en las plantas de procesamiento de alimentos, aumenta la preocupación por un posible contagio en bares después de un video que circuló el fin de semana de un barman en Dublín que, parado sobre la barra del bar, vertía tragos directamente en la boca de los clientes. El director médico de Irlanda, Ronan Glynn, describió esas escenas como “imprudentes”.
“Las próximas tres semanas son increíblemente importantes”, dijo el ministro de Salud irlandés, Stephen Donnelly, en la radio RTE.
Desde Ibiza hasta los concurridos locales nocturnos urbanos de Madrid, unas 25.000 discotecas y clubs en España deberán suspender operaciones como parte de un paquete de 11 medidas para frenar la tasa de más rápido crecimiento del virus entre las principales economías de Europa.
El Ministerio de Sanidad de España culpó a la vida social nocturna por el surgimiento de nuevos brotes, abriendo un agujero en el experimento de siete semanas del Gobierno para reanudar la industria turística de US$175.000 millones del país.
Antonio Gómez de la agencia de viajes EspañaTOP en Madrid, dice que esto devastará a la industria, y que la gente ya no viaja a España en busca de sol y playas.
Entre las consecuencias del caos en el sector de viajes, Ryanair Holdings Plc redujo su capacidad de vuelo para septiembre y octubre, y TUI AG, el mayor operador turístico del mundo, suspendió los viajes a España desde el Reino Unido y Alemania.
Grecia informó el lunes 150 nuevos casos de covid-19, lo que eleva el total a 7.222, casi 40% de los cuales se produjo en agosto.
El Gobierno está exigiendo que bares y restaurantes cierren entre la medianoche y las 7 a.m. en la región de Atenas e introdujo un límite máximo de 50 personas en eventos sociales como bodas en regiones particularmente afectadas por el virus. Las autoridades están preparando protocolos para ayudar a las personas a regresar al trabajo de manera segura después de las vacaciones.
En Francia, un aumento de nuevos casos durante la última semana —cerca del nivel de alerta en áreas como París y Marsella— ha llevado a las autoridades a cerrar algunas áreas públicas como playas para evitar fiestas, dado que las discotecas están cerradas desde mediados de marzo. La prohibición de reuniones de más de 5.000 personas se amplió hasta finales de octubre.

Éxodo croata

Los austriacos regresaron rápidamente de Croacia antes del plazo de medianoche. Una alerta de viaje que comenzó a regir el lunes ordena que quienes regresen de ese país ahora deberán presentar una prueba de coronavirus negativa en la frontera o entrar en cuarentena de dos semanas.
El país balcánico, que la semana pasada prohibió que los bares operaran después de la medianoche, informó 85 nuevos casos el lunes después de un viernes récord.
El ministro de Relaciones Exteriores de Austria, Alexander Schallenberg, advirtió que es posible que nuevas alertas de viaje para otras regiones europeas se anuncien con poca antelación.
Rumania, la nación de Europa del Este con el mayor número de muertes relacionadas con el virus, extendió un estado de alerta por otros 30 días la semana pasada con restricciones en espacios públicos muy concurridos en la capital, Bucarest, y los condados más afectados. Estonia impuso requisitos de venta de alcohol más estrictos en la región alrededor de la ciudad sureña de Tartu después de que se rastreara un aumento en los contagios hasta los clubes nocturnos de ese país.



revista mercado