https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En los primeros tres meses de cuarentena desaparecieron 4.000 empresas turísticas

Los cierres continuarán en las próximas semanas. Ya hubo 76.000 despidos


La industria del turismo es, seguramente, la que más está sufriendo los efectos de la pandemia. Un dato frío sirve para graficar la gravedad de la situación: en los primeros 90 días de la eterna cuarentena desaparecieron 4.000 emprendimientos, entre hoteles, agencias de viajes, empresas de excursiones y transporte. Además, se perdieron 76.000 puestos de trabajo.
Especialistas del sector explican que, aunque todavía no se conocen cifras oficiales, esos números aumentarán dramáticamente cuando se sumen los datos de junio y julio.
Roberto Amengual, Presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT) y titular de la cadena hotelera local Amerian, trazó un paralelismo para dimensionar la gravedad del escenario. "Durante la crisis 2001- 2002, el sector cayó un 10% y en la actualidad esa caída ya es un 70% mayor que aquella".
Hoteles tradicionales como el Castelar o una agencia histórica como Eves ya han cerrado sus puertas. Son los más famosos de una triste lista que en los últimos días pasaron a engrosar varios alojamientos del interior, como el hotel Coronado de Concordia (Entre Ríos) o el Libertador de San Francisco (Córdoba).
"La situación se sigue agravando. Sólo 16% de las empresas del sector pudo acceder a un crédito. Además, esperábamos que se habiliten algunos corredores turísticos para las vacaciones de invierno y no se pudo hacer. Para colmo, no creemos que los vuelos se puedan restablecer en septiembre como se creía hace algunas semanas", le explica el empresario a BAE Negocios.
Amengual explica que en las provincias en donde se pudieron abrir hoteles sólo para el turismo interno -Tierra del Fuego, Mendoza, Salta, San Luis y Catamarca- los establecimientos tienen ocupaciones que van del 3% al 5% y que los empresarios necesitan que el alojamiento esté cubierto, por lo menos, un 40% para que sean rentables. "Abrir y prender todos los equipos implica un gran costo. Todos los que tienen algo de actividad están perdiendo plata", asegura.
El Presidente de Amerian, una cadena que tiene veinte hoteles en el país, asegura que varios de sus colegas ya le han puesto cartel de venta a sus inmuebles y reclama por una Ley de Emergencia para el sector que incluya diferimientos impositivos.
Además, indica que muchas empresas del sector están recibiendo el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) desde el comienzo del aislamiento aunque en los últimos dos meses se han encontrado con un inconveniente.
Como el Estado toma los ingresos de abril y mayo, en donde muchos empleados estuvieron suspendidos y cobraron un porcentaje menor de su sueldo, ahora el monto que gira el Anses al empleador es un 20% menor al que correspondería.
Horizonte Por último, el ejecutivo también comentó que varios empresarios están pensando en cómo se reconvertirán ante el nuevo escenario. "Quizás en el futuro algunos hoteles se pueden transformar en alojamientos para estudiantes o para gente de la tercera edad. Con los nuevos protocolos, los hoteleros tendrán que pensar en tener espacios más amplios".
Hasta el año pasado, había más de 17.000 hoteles en el país. De ese total, 250 alojamientos corresponden el segmento premium.
Los alojamientos que lograron abrir tienen una muy baja ocupación, de entre 3% y 5 por ciento
Fuente: BAE