https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Conflicto de intereses El primo de Santiago Cafiero busca quedarse con el negocio de electrificación de la línea San Martín

Una licitación clave para el gobierno nacional encuentra a la familia Cafiero realizando un fuerte lobby por la firma alemana Siemens, que presentó una propuesta 10 por ciento más elevada que la de su principal competidor China Railway International Group.

A contramano de la política internacional de Alberto Fernández, el jefe de Gabinete de Ministros condiciona una licitación que dispara un fuerte contrapunto dentro del gobierno nacional y que es mirada de reojo por el gigante asiático que acaba de revalidar un swap de 18.500 millones de dólares, vital para la economía argentina.
La obra de electrificación de la línea San Martín, que beneficiará a más de 170 mil pasajeros y que permitirá ahorrar 22 minutos entre cabeceras y mejorar también las frecuencias del servicio, será financiada en un 80 por ciento por un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Abierta la licitación, de los cinco consorcios oferentes, la puja quedó establecida entre la UTE China Railway International Group (CRIG); China Señal & Comunicación Ferroviaria Internacional Holding Limitada (CRSC); Supercemento, que presentó una propuesta de 523 millones de dólares; y la UTE Benito Roggio e Hijos -Siemens- Grupo EMEPA que presentó otra oferta por 562 millones.
Más allá de la diferencia de 40 millones de dólares entre ambas ofertas, detrás de la UTE que involucra a Benito Roggio con la firma Siemens, aparece Miguel Cafiero, tío de Santiago y CEO de la firma alemana. Un típico caso de conflicto de intereses que abundó durante la gestión de Mauricio Macri y que también involucró al anterior jefe de Gabinete, Marcos Peña.
El ministro de Transporte adelantó que espera tener para el mes septiembre un dictamen sobre las ofertas de licitación. Se sabe del vínculo estrecho con el gobierno nacional, una relación que parece expandirse a la jefatura de Gabinete de Ministro y que podría ocasionar una sobrefacturación del 10 por ciento en una obra clave y esperada para el conurbano bonaerense.
Mientras que el presidente de la Nación se esfuerza en mantener el vínculo con China, funcionarios de trascendencia parecen decididos a erosionar la agenda bilateral con el principal socio comercial de la Argentina.

(www.REALPOLITIK.com.ar)