https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

” CFK nos obliga a correr a todos detrás de su urgencia, que es su impunidad”

Hernán Reyes , Legislador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Miembro de la Mesa Nacional de la Coalición Cívica ARI, con @DarioDelArco x FM Concepto 95.5 Es indignante.
A CFK no le importa nada. Nos obliga a los argentinos a correr todo detrás de su urgencia, que es su impunidad. Hay crisis sanitaria, económica y gente que no puede trabajar ni llevar plata a su casa y la vicepresidenta extorsiona a todo el pueblo argentino.
El nivel de locura y el nivel de violencia al que nos somete es increíble, pero real. Es momento de mesura, pero mucha determinación. No podemos entrar en un debate falso sobre la reforma judicial. Acá una línea es la remoción de los camaristas y la revisión de sus nombramientos en el Senado, otra es la teoría del lawfare, otra la reforma judicial para poner jueces subrogantes a dedo y otra la tentativa de la ampliación de la CSJN. Quiere construir un andamiaje que le permita revisar las causas que la tienen procesada y a pronta condena.
Decimos no. No en el Parlamento, no en los medios de comunicación, no en las redes sociales y no en la movilización. Irresponsable es el gobierno que en un estado de excepción fuerza la agenda de CFK. Estamos locos, directamente. AF dice que no lo van a doblegar los que gritan… Alberto Fernández ya está doblegado por CFK. Alberto Fernández no es víctima. Pactó con CFK a cambio la impunidad de ella. No tiene incidencia. Es un presidente doblegado por la vice que en un país donde hay 60% de chicos pobres, con caída de la actividad y un dólar disparado e inflación, pone a discutir una reforma judicial en beneficio de ella. El es parte, es acreedor de su destino. Eligió ser presidente. Está ahí porque pactó impunidad y tiene que hacerse cargo.
El pueblo le dice basta de atropello y basta de autoritarismo. La vicepresidenta termina definiendo la agenda de todos los argentinos. Tenemos que asumir que la complejidad de Argentina es tal, que debemos involucrarnos todos. No sirve ganar las elecciones y gobernar bien. Hay que involucrar a la sociedad. Hay que involucrarnos todos en la solución de los problemas. Es “con” la sociedad, no “para” la sociedad. La película es larga. Esto empezó en 2003 y todavía no terminó. Tuvimos cuatro años que nos sirvieron de aprendizaje, en los que pudimos detener gran parte del deterioro, y si nos toca volver, porque nos va a tocar volver, lo tenemos que pensar desde ese lugar.
El peronismo es un gran movimiento y hay que contraponerle otro gran movimiento. Hay que gobernar con la gente, no para la gente, y atender los problemas grandes de Argentina. Nunca pensé que estuviéramos tan cerca del riesgo de fractura social, no hablo de la grieta, hablo del nivel de empobrecimiento en términos de ingreso y de infraestructura estatal. La alianza electoral es una de las patas de este movimiento político estructural que estamos construyendo. El debate interno en Cambiemos no me asusta.