https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

10 consejos para evitar contagiarse de COVID-19 (especialmente para pacientes oncohematológicos)



Le extensión de la cuarentena y la sobreexposición a la información generaron un relajamiento en el cuidado de las indicaciones para evitar el contagio. Consejos simples y explicados para evitar infectarse, especialmente para pacientes con riesgo de generar formas severas o críticas de la enfermedad.

Por el Dr. Augusto Miroli
Médico Invitado de la Asociación Civil Linfomas Argentina (ACLA)
Especialista en hematología del Hospital Churruca
M.N. 114.134

Las enfermedades oncohematológicas (leucemia, linfomas de Hodgkin y No Hodgkin, mieloma, síndromes mielodisplásicos y mielofibrosis) se caracterizan por desarrollar cáncer en la sangre y en los ganglios linfáticos, que es donde radica el sistema inmunitario; por lo que se consideran parte de una especialidad que conjuga oncología y hematología.

Los pacientes oncológicos no poseen mayor riesgo de contagio, pero es más probable que la evolución de la enfermedad en ellos sea más severa: diferentes estudios han comprobado que estos pacientes desarrollan cuadros severos o críticos de la enfermedad en el 40 al 50% de los casos (en contraste con el 20% del promedio general) y una mortalidad del 28%, asociada a la edad y comorbilidades (contra un 2,5% del promedio mundial).

El motivo por el que los pacientes oncológicos poseen un riesgo particular ante el COVID-19 es que algunos  tratamientos debilitan  las  defensas  del organismo: por  ejemplo, pacientes que han recibido quimioterapia en los últimos 6 a 12 meses, quienes han tenido una radioterapia extensa, los que reciben corticoides de forma crónica o los trasplantados de  médula  ósea; entre otros. Por ello, en muchos casos la recomendación médica es que ante el contagio de COVID-19, de ser posible se posponga el tratamiento y se lo aísle y monitoree.

A esto se suma a los inconvenientes que a raíz de la cuarentena poseen los pacientes de cualquier enfermedad para continuar con sus tratamientos: además de la atención limitada que se está brindando en hospitales, clínicas y consultorios (y los riesgos de exposición a la enfermedad al asistir a los mismos), se agregan problemas en la cadena de suministros de medicamentos; haciendo del aislamiento una situación angustiante para ellos. Por ello, los consejos para el cuidado de estos pacientes están más asociados a extremar las medidas de prevención del contagio.

Entre la desgastante extensión de la cuarentena, la sobre información que a veces confunde (además de la proliferación de noticias falsas), o el hecho de que algunas medidas no están bien explicadas, muchas comenzaron a subestimarse hasta desatenderlas. Por ello, repasamos aquí cuáles son los cuidados que todos deben observar (especialmente los pacientes oncológicos) para evitar el contagio y su explicación:
1)      Respetar la distancia social recomendada de 2 metros: El COVID-19 se transmite a través de las gotas de saliva de personas infectadas. Al tratarse de un virus de tamaño considerable, cae a entre 1 y 1,5 metros de la emisión. Manteniendo una distancia mayor con cualquier potencial infectado, nos resguardamos de entrar en contacto con el mismo.
2)      Desinfectar frecuentemente objetos y superficies: El virus vive 3 horas en las gotas de saliva, 4 horas en el cobre, 24 en cartón (probablemente lo mismo en la ropa) y de 2 a 3 días en plásticos y acero inoxidable. Por ello se recomienda limpieza frecuente con alcohol diluido al 70% o solución de lavandina (10 ml por litro de agua).
3)      Lavarse bien las manos: Un buen lavado de al menos 20 segundos de fricción con agua y jabón; o en su defecto alcohol en gel o diluido. Caso contrario, no llevarse las manos a la cara. El virus entra por nariz, ojos y boca.
4)      Tratar de permanecer en el domicilio y evitar en lo posible el transporte público: Atendiendo al distanciamiento social y a evitar el contacto con superficies infectadas.
5)      Al estornudar o toser, taparse con el pliegue del codo o un pañuelo desechable.
6)      Evitar saludar con la mano o dar besos.
7)      No compartir vasos, bombillas o cubiertos.
8)      Ventilar los ambientes.
9)      Conocer bien los síntomas para un rápido diagnóstico: Las personas infectadas han presentado fiebre (82%), odinofagia (66%), tos (61%), dolor muscular y/o cansancio (36%), falta de aire (26%), dolor de cabeza (12%), dolor de garganta (10%), síntomas digestivos (9%). Si posee dos o más de estos síntomas sin que los mismos puedan obedecer a otras causas, contáctese con su servicio de salud.
10)   No subestimar la ausencia de síntomas: El 44% de los contagios se producen cuando el infectado aún no ha manifestado síntomas de la enfermedad, pero no por ello deja de propagarla. Lo mismo ocurre con los pacientes que son asintomáticos, que aún no se conoce a que porcentaje de los diagnosticados corresponde (se estima que entre un 18 y un 33%), ya que muchos (probablemente un 33%) ni siquiera llegan al diagnóstico.
11)   *EN EL CASO DE SER GRUPO DE RIESGO: Aplicarse la vacuna antigripal y el esquema contra el neumococo.

La cuarentena y el aislamiento comienzan a flexibilizarse cuando aún no se ha alcanzado el pico de contagios. Por ello, más que nunca, procuremos observar estos simples consejos para evitar contagiarnos y propagar el COVID-19. Quizás uno es joven y no presente factores de riesgo asociado, por lo que le cueste ver a la enfermedad como una amenaza; pero seguro que todos tenemos a un ser muy querido que no lo vive de la misma manera. Hagámoslo al menos por ellos.