https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Una amante de las “pseudociencias” A pesar de los despidos, el CONICET contrató a la esposa de Kicillof para estudiar ocultismo

Cinco meses antes de que ATE reclame que 1.200 becarios del organismo se quedarían sin trabajo luego de que el directorio anuncie que no prorrogará las becas por falta de presupuesto, Soledad Quereilhac comenzó a cobrar un jugoso salario por estudiar las artes oscuras.

En los últimos días, el directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) decidió dar de baja las becas de más de 1.200 profesionales por falta de presupuesto, responsabilizando a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, decidió continuar pagándole a Soledad Quereilhac, esposa del gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof, un salario de 72 mil pesos mensuales para investigar ocultismo.

Según detalla la página del CONICET, Quereilhac es una investigadora del ocultismo.
Acorde a los datos académicos aportados por el propio CONICET, Quereilhac es licenciada en Letras y su tema de especialidad es “Ciencia, literatura y ocultismo en la Argentina de entresiglos" (1875-1940). Entre las palabras clave de su disciplina, se leen “ocultismo” y “pseudociencias”. Para las autoridades del organismo, resulta complicado explicar qué parte de los estudios de la esposa de Kicillof se corresponden con algún tipo de ciencia aplicada y, aún más, cuál contribuye al desarrollo de la ciencia argentina.


Quereilhac comenzó a cobrar en el CONICET cuando Kicillof desembarcó en la gobernación.
Su salario, por otra parte, es materia de debate. En líneas generales, el cargo de Quereilhac como investigadora Adjunta es el cuarto en el orden de importancia. Pero llama la atención que una investigadora independiente, cuyo cargo es superior al de la esposa del gobernador bonaerense, cobre menos.
Entre los trabajos presentados por Quereilhac durante su carrera académica se encuentran, por ejemplo, “Espectros reales”, del año 2015, “Ecos de lo oculto”, del 2013 y “Literatura y ocultismo”, del 2011. Su único libro, del año 2016, también trata sobre las artes oscuras. “Cuando la ciencia despertaba fantasías. Prensa, literatura y ocultismo en la Argentina de entresiglos”.
Pareciera que el ocultismo ha rendido sus frutos para la esposa del gobernador Kicillof. Mientras 1.200 investigadores anunciaron que el CONICET no les renovará las becas por falta de presupuesto, dejando de lado importantes investigaciones en ciencia y tecnología, las artes oscuras de Quereilhac le han permitido continuar cobrando más de 70 mil pesos por mes en su curiosa profesión. Tal vez, en esta ocasión, tengan algo más que ver los contactos políticos que la magia.