https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ricardo López Murphy: “No tener un plan económico es un sinsentido”




El exministro de Defensa y de Economía Ricardo López Murphy, expresó en CNN Primera Mañana que el gobierno se equivocó en no basar su estrategia para la cuarentena en los testeos, la trazabilidad y el aislamiento. Y consideró que es imposible gestionar el Estado sin un plan económico. “Fernández es contradictorio. En 2019, decía que iba a bajar las Leliqs para tener espacio para atender otros gastos. Nunca hemos colocado más Leliqs que ahora: las multiplicó prácticamente por tres”, afirmó.





Te comparto los principales textuales de la entrevista emitida por CNN En Español:
Su visión sobre la actualidad económica y sanitaria:
“La economía argentina venía de un problema de desempeño desde hace muchas décadas. Desde 1974 a ahora venia creciendo muy poco, casi nada. Ese problema se agravó terriblemente en los últimos 10 años, creo yo por el brutal crecimiento del gasto entre 2005 y 2015 produjo una mochila que hizo imposible la creación de empleo formal y la inversión del sector privado y eso paralizó el crecimiento. Sobre esa situación de fragilidad, el problema inflacionario, de bajo crecimiento, de baja inversión, viene este shock internacional que es la pandemia y nos encontró en un estado de mucha debilidad, no pudimos reaccionar como otros países en el sentido de tener recursos disponibles como ha hecho Uruguay y otros vecinos. Más allá de eso, yo creo que la estrategia sanitaria que se siguió no era la adecuada. Yo tiendo a pensar que deberíamos haber hecho una cuarentena relativamente breve para preparar las instituciones y lo hospitalario, para hacer una campaña extraordinaria de difusión de las conductas sanitarias que teníamos que seguir, de higiene, prevención, proteger a los de mayor edad y con comorbilidad, tener mucho cuidado en barrios donde hubiera hacinamiento y en geriátricos, y el resto debió haberse ido liberando para no causar −además de la pandemia− una catástrofe económica.”

Sobre los efectos por la extensión de la cuarentena:
“Creo que fue muy distinto a lo que hizo Uruguay y a Uruguay le fue mucho mejor que a nosotros. Estoy pensando en términos de que hay que normalizar por millón de habitantes. Hay que comparar poblaciones similares. Es verdad que el problema de Argentina más grave, en esto también tiene que ver la política, está concentrado en el área metropolitana de Buenos Aires, o sea la macrourbe que es una construcción de la política. Y sobre todo en los últimos 20 años se subsidió mucho la macrourbe y es una política muy equivocada porque concentrar personas en situaciones hacinadas es malo geopolíticamente porque hace al interior raquítico y a esa cabeza monstruosa. Pero además de ser malo políticamente y geopolíticamente fue un desastre en términos sanitarios. Entonces yo creo que esta estrategia que siguió el país por muchos años de subsidiar la concentración en el Gran Buenos Aires fue una estrategia muy equivocada que en los últimos 20 años fue muy acentuada.”

Qué opina frente al gobierno que dice que la estrategia sanitaria fue exitosa:
“Un insumo son los test. Los test, la trazabilidad de los infectados y el confinamiento de los infectados. Argentina testea, aproximadamente, una veinteava parte de lo que testea Estados Unidos y casi el 1% de lo que testea Noruega. Si algo tenía que hacer el Estado era testear. ¿Dónde cometieron errores? Cometieron errores muy grosos: no testear, decían que no iba a venir el coronavirus: decían que era una fiebrecita, lo esperaban después. Acá hubo errores de planeamiento. Un Estado paquidérmico, obeso, lleno de gente que no sirve para nada: ese es el problema que tenemos. Debimos tener un Estado más estratégico, concentrado en prevenir la pandemia, concentrado en tener un sistema sanitario adecuado y gastar en eso y no en las cosas que gastan.”

Qué variable económica de Argentina le preocupa más en el corto plazo:
“En general el problema más serio que tiene Argentina es que invierte muy poco. La clave de la creación de empleo y del progreso es la inversión. Cuando no se ve inversión privada y no ve creación de empleo privado esa es la señal de que la economía está funcionando mal. Otra señal preocupante es la tasa de inflación. Argentina tiene una tasa de inflación alta, no se percibe en su totalidad porque ahora está mal medida. Todos los rubros que están cerrados están tomados a los precios antes del cierre, así que la tasa de inflación es sin duda mucho más alta de lo que estamos midiendo. La combinación de alta inflación, problemas de inversión y problema de empleo para mí es el desequilibrio sustancial. ¿Por qué ocurre todo eso? La madre del borrego son los enormes desequilibrios fiscales que producen la inflación y absorben el ahorro que debería ir a inversión. Y esa es la historia del fracaso de los últimos 40 años, más allá de esa estrategia equivocada de concentrarse en el Gran Buenos Aires que en los últimos 20 años fue terrible. Eso nos hace muy vulnerables. La clave en las megaurbes, el tema sanguíneo en las megaurbes, es el sistema de transporte masivo. ¿Cómo hacen para transportar masivamente en una pandemia? Entonces si usted tiene megaurbes donde la gente no puede ir a trabajar en la motoneta o en la bicicleta y tiene que ir a trabajar en transporte masivo, la megaurbe es ineficiente, es inconveniente. Sin embargo lo fomentamos: hay 1800 barriadas populares que fueron fomentadas. Eso yo creo que fue un error catastrófico para nuestro éxito como sociedad. Yo creo que el desarrollo más homogéneo del país hubiera sido mucho más sano.”

Sobre medidas como el IFE y los ATP y si el Estado puede sostener ese nivel de gasto:
“Lo está haciendo con emisión de dinero, que para evitar que impacte sobre los precios lo está tomando la deuda el Banco Central. Ahora, esa deuda es de muy corto plazo, se renueva todos los días y hay un riesgo. Cada vez que acumulamos toda la deuda del gobierno y el Banco Central hemos tenido trastornos muy graves. Por eso hay que resolver los problemas de la deuda y cuanto antes salir de la emergencia. Una cuestión que da un margen de acción, es cierto, es que estos gastos son temporal y ni bien termina la pandemia se eliminan y eso debería ser el comienzo de poner bajo control el descalabro fiscal.”

¿Le preocupa la emisión monetaria?
“Me preocupa. Y me preocupa sobre todo la tremenda acumulación de deuda que está haciendo el Banco Central con los bancos privados. Acuérdese que el presidente, en la campaña electoral del segundo semestre de 2019, decía que iba a bajar las Leliqs para tener espacio para atender otros gastos. Nunca hemos colocado más Leliqs que ahora: las multiplicó prácticamente por tres. Es tan contradictorio, no solo en este tema: acuérdese del memorándum con Irán. Lo que decía antes no tiene nada que ver con lo que dice ahora. Ese es el problema más serio que yo veo, de credibilidad.”

Sobre la declaración de Alberto Fernández de que no cree en los planes económicos:
“Muy desafortunadas. Un Estado que ocupa casi la mitad del PBI argentino, si lo manejan sin presupuesto, sin planes, ¿cómo hace? Usted en su vida familiar tiene un presupuesto. Imagínese lo que sería gobernar cuatro millones de personas y 10 millones de jubilados sin planes. Es un sinsentido, No se hace en ningún lugar del mundo. Espero que haya sido una expresión fuera de lugar, desafortunada. No aguanta: el sector público necesita un presupuesto, necesita reglas. ¿Cómo va a funcionar sino? Es una empresa inmensa, es como si me dijera no necesito balance, no necesito criterio, no necesito programa de caja. ¿Cómo maneja cuatro millones de personas, 10 millones de jubilados y 10 millones de planes sociales? Sin hablar de inversión. Nadie que ha estado en el gobierno puede aceptar ese argumento.”






CNN