https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Miles de catalanes vuelven al confinamiento mientras España lucha con los rebrotes

Unas 160.000 personas en la región española de Cataluña regresaban a situación de confinamiento el miércoles mientras las autoridades trataban de controlar una nueva oleada de infecciones de coronavirus en la zona, tan sólo unas semanas después del levantamiento de las restricciones a nivel nacional.
Sin embargo, justo cuando una jueza daba el visto bueno a la orden de confinamiento del Govern para Lleida y otros seis municipios de la zona del Segrià tras varios días de disputas legales sobre las competencias, la tensión crecía por la gestión de otro brote en el area de L'Hospitalet de Llobregat, una localidad pegada a Barcelona capital en la que viven alrededor de 260.000 personas.
España, que depende en gran medida del turismo, es uno de los países más afectados de Europa con más de 28.000 muertes por la pandemia y puso fin a un estricto confinamiento el pasado 21 de junio.
Desde entonces han surgido más de 170 brotes en toda España, lo que ha llevado a las autoridades regionales a imponer una serie de restricciones locales de distinto nivel, generando confusión entre la población y contrariando a las empresas.
En el transfondo de la crisis sanitaria se encuentran todavía las tensas relaciones entre el gobierno separatista catalán y el gobierno central de Madrid por la deriva independentista de la región en los últimos años.
La crispación en la segunda región española más poblada (7,5 millones de habitantes), ha aumentado esta semana con el incremento de nuevos contagios, el mayor de todas las comunidades autónomas.
Según los últimos datos https://salutweb.gencat.cat/ca/inici/nota-premsa/?id=387282 del departamento de salud regional, los nuevos casos se han incrementado en 938 desde el martes, 138 de ellos en el Segrià, según el cálculo comparativo del total de casos entre ambas jornadas.
"La máxima prioridad del Govern (catalán) es la salud y la vida de las personas y no puede haber ninguna interferencia judicial que haga tropezar la lucha colectiva contra la pandemia", dijo el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en un comunicado.
En el comunicado se insta a cumplir con todas las medidas anunciadas el martes, entre ellas, la restricción de las concentraciones de más de 10 personas en tres barrios de L'Hospitalet: Torrassa, Florida y Collblanca. Esta restricción fue rechazada por un juez de Barcelona, pero el gobierno catalán dijo que presentaría un recurso.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dijo a la televisión pública catalana TV3 que estaba preocupada por los brotes de coronavirus y dijo que podría ser necesario "un pequeño paso atrás", pero no llegó a anunciar un confinamiento ni ninguna otra medida para Barcelona, que es la segunda ciudad más grande de España y una de las más visitadas por los turistas.
Aunque Cataluña, la segunda región más poblada de España, es la primera en devolver a una parte de su población al confinamiento, algunas partes de Galicia se han cerrado al exterior y la localidad vasca de Ordizia impuso una serie de restricciones para hacer frente a sus respectivos brotes.
Al igual que Cataluña, una serie de regiones ha implantado el uso obligatorio de mascarillas en todos los lugares públicos, independientemente de si se puede garantizar el distanciamiento social. En Andalucía, al sur de España, la restricción se aplica incluso a los bañistas.


reuters