https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La negociación con los bonistas, los conflictos con Sergio Berni y la pandemia: las largas charlas de Cristina Kirchner con Axel Kicillof, Máximo y Sergio Massa



En una tarde agitada por distintas versiones, la vicepresidenta se reunió ayer con tres de los principales dirigentes políticos del Frente de Todos


Una vez por semana el gobernador de Buenos Aires llega con su custodia al departamento de la calle Juncal donde vive la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Este miércoles el vehículo oficial estacionó sobre la calle Yrigoyen casi Entre Ríos cerca de las cinco de la tarde pero la presencia de Axel Kicillof recién fue advertida, por unos pocos, cuando se retiró dos horas después. A la conversación se sumó Máximo Kirchner, presidente del bloque de diputados del Frente de Todos. También es habitual que el té sea para tres, aunque sólo ella lo tome de dulce de leche.
La vicepresidenta se había instalado en su despacho mientras en el recinto la vice provisional, la santiagueña Claudia Ledesma Abdala, probaba sonido. Recién cuando hubo sobrado quórum (69 senadores conectados) Cristina Fernández de Kirchner entró sin barbijo y se ubicó entre el secretario parlamentario, el radical Marcelo Fuentes, y la secretaria administrativa María Luz Alonso que lleva siempre puesto un tapabocas con el logo de la Cámara de Senadores. Después de que Abdala izara la bandera y de cantar el himno con su mano sobre el pecho, la vicepresidenta se retiró a su despacho.
La primera reunión política la tuvo con Sergio Massa. Ninguno de los dos cuenta el detalle de la hora de charla, sólo lo visible: firmaron resoluciones en espejo para congelar los sueldos de legisladores y funcionarios por 180 días. Repasaron, aseguran cerca de ambos, la agenda parlamentaria que en la Cámara alta después de la maratónica sesión de ayer de más de nueve horas y una veintena de proyectos votados, entre ellos dos leyes, apuntará a avanzar sobre la reestructuración de la deuda bajo legislación local. A pesar de los roces, será por amplio consenso según se registró en la última reunión de comisión de Economía y Hacienda. Con Massa también se sentó Máximo Kirchner, el diputado con el que cierra tanto cuestiones legislativas como políticas de la alianza de Gobierno. El dúo Massa-Kirchner trabaja en dos sesiones para la próxima semana: la informativa del jueves donde se presentará el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y una sesión para el miércoles en la que se daría media sanción a la ampliación de la Moratoria impositiva, entre otros proyectos que impulsa el oficialismo para llevar alivio sobretodo a la clase media.
Cuando Massa se retiró, llegó el gobernador. Y aunque a esa hora la expectativa estaba puesta en las versiones sobre las diferencias entre Seguridad de la Nación y la Provincia, todos niegan que el encuentro haya tenido por objeto conversar sobre el respaldo al ministro Sergio Berni.
Ya se había pedido en los días anteriores al funcionario y al equipo de Sabina Frederic bajar la tensión y dejar de “hablar en off”. Está claro que Berni no tiene problemas en hacer sus cuestionamientos en público pero otros prefieren usualmente hacerlo en voz baja.
Tanto en La Plata como en el Senado cuentan que cada semana, o cada diez días, Kicillof le da un informe a Cristina Kirchner sobre las medidas tomadas contra la pandemia. También lo hizo este miércoles en que le dio un punteo de las nuevas previsiones del equipo de Salud, le habló de la situación epidemiológica y del plan de obra pública que prepara, una parte con ayuda de la Nación y otra con los propios recursos bonaerenses. CFK, como su hijo, siguen de cerca el tema aunque en público no hagan referencia a las gestiones. Ella suele llamar a los intendentes y Máximo Kirchner recorre distintos municipios.
El otro gran tema del que se habló es la deuda. En Presidencia están concentrados junto con Economía en cerrar con los acreedores. El kirchnerismo más duro salió estos días a respaldar las negociaciónes. Cristina Kirchner lo hizo con un tuit en el que compartió un mensaje del ministro Martín Guzmán a quien le reconocen cerca suyo “una buena gestión”. Hay que acordar y pagar, dicen en el despacho de la vicepresidenta.
En la provincia de Buenos Aires siguen de cerca el tema. Primero porque Kicillof es economista y es “su tema”. En segundo lugar porque el camino que siga el Presidente será el que tenga que seguir la Provincia.”Nos alivia”, repiten con expectativa positiva sobre las negociaciones con los acreedores. El distrito tiene una concentración de vencimientos muy altos. Necesitan estirar plazos tanto como Nación.
Aunque minimizan “el caso Berni”, nadie puede negar que se haya mencionado el operativo de seguridad que se amplía en el Conurbano con más presencia de las fuerzas federales en algunos municipios donde intendentes del PJ reclaman apoyo. Los roces se dejaron trascender después de reuniones con intendentes y de un intercambio en el último encuentro de Fréderic con Berni que un par de días después las fuentes relativizan. “No se evaluaron nombres de posibles reemplazantes porque no se habla de reemplazo”, negaron con énfasis la posibilidad de una salida de Berni. Y agregan que no hay un hecho puntual que amerite la decisión, además de negar otro trascendido como un supuesto pedido del Presidente a Eduardo ‘Wado’ de Pedro para que el ministro bonaerense dé un paso al costado. Los comentarios en voz baja existieron, pero hoy se desmienten. Para el kirchnerismo Berni es un “buen ministro” y un “leal” que siempre pone el cuerpo a los problemas y la gestión, así lo definen.
Cristina Kirchner tuvo varias reuniones en su despacho, sólo se tomó foto con el rector de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando Tauber
Cristina Kirchner tuvo varias reuniones en su despacho, sólo se tomó foto con el rector de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando Tauber
Hubo quien dio otro argumento: “Ahora que la relación está caminando no hay cambios”. Habrá que ver qué sucede según sea la resolución del caso Facundo Castro. El joven sigue desaparecido y la Justicia pidió la colaboración al ministerio de Fréderic que mandó 300 efectivos federales para ayudar a la búsqueda. Para Nación no es un problema de inseguridad, lo admiten, “la desaparición de Facundo es un problema político”. El impacto del caso no se niega aunque nadie arriesga una hipótesis aún cuando las mayores sospechas recaen en la responsabilidad de la Bonaerense.
Mientras se desarrollaba la extensa sesión, y antes de volver al recinto para conducir el debate de los temas más calientes, Cristina Kirchner tuvo una tercera reunión. Recibió al rector de la Universidad de La Plata, el arquitecto Fernando Tauber. Firmaron un convenio de colaboración por el que la UNLP otorga la certificación para la nueva Diplomatura en Gestión Legislativa dirigida a empleados de organismos legislativos de nivel nacional, provincial y municipal, estudiantes universitarios y ciudadanos en general. Fue la única foto difundida sobre las reuniones privadas del día.



infobae