https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La economía rebota un 10% frente al piso de abril, pero sigue un 20% debajo de los niveles de 2019

La flexibilización de la cuarentena permitió una leve mejora en un PBI que se encamina al peor resultado trimestral de la historia.

Tal como adelantaban los indicadores de la industria y la construcción, la apertura de nuevas actividades productivas en mayo provocó un rebote de la economía del 10% en términos desestacionalizados frente al piso histórico de abril.

De esta manera, quiebra un sendero de dos meses consecutivos a la baja donde los datos del Indec mostraron una contracción mensual del 10% en marzo y del 17,9% en abril.

No obstante, este repunte está lejos de constituir el fin de la crisis. De hecho, la comparación interanual contra mayo del 2019 marca una baja del PBI del 20,6%, que sumada al -26,3% de abril, se encamina a totalizar el peor segundo trimestre de la historia.

El dato, además, marca un retroceso que fue siete puntos porcentuales más severo que el de Brasil, algo similar a lo sucedido el mes anterior que confirma que la economía local será una de las de peor desempeño en toda la región producto del estricto confinamiento.La economía de Brasil rebota un 1,3% en mayo y reducen las perspectivas de recesión

A su vez, a diferencia de Brasil, las expectativas del mercado anticipan un panorama más complicado en cada reporte. Mientras que en el país vecino el informe Focus pasó de anticipar una caída del 6,5% hace pocas semanas a una del 5,9%, en la Argentina el REM aumentó las perspectivas de recesión del 7% al 12% en sólo dos meses.

En el desagregado de mayo, la bajas interanuales más relevantes se observaron en hoteles y restaurantes (-74,3%), actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-72,1%) y la construcción (-62,2%).

Le siguieron industria manufacturera (-25,7%), transporte y comunicaciones (-21,6%), el comercio (-20,9%), explotación de minas y canteras (-20,3%), servicios de salud (-20,3%) e impuestos netos de subsidios (-20,2%).

De los 16 sectores económicos relevados, solamente la pesca se salvó del desplome e incluso anotó un inédito salto del 61,5% gracias a la gran temporada de langostinos.