https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La detención de Balcedo expuso un montaje forzado entre Kreplak y agentes de inteligencia

Nueva documentación expone la grave irregularidad en la que incurrió la Justicia, con ayuda de agentes del Servicio de Inteligencia de Argentina y Uruguay, para forzar la orden de detención del referente gremial del SOEME, Marcelo Balcedo.

A fines de diciembre de 2017, el juez Ernesto Kreplak ordenó la detención del ingeniero Marcelo Balcedo junto con la de su esposa, Paola Fiege, quienes se encontraban en la ciudad de Punta del Este, en Uruguay. Sin embargo, la resolución que libró la captura nacional e internacional se basó en datos que, según los documentos a los que tuvo acceso REALPOLITIK, demuestran la falsedad de las excusas interpuestas por el magistrado federal.
Según la resolución judicial, el día 20 de diciembre del 2017 el sindicalista había estado algunas horas en Argentina: “De conformidad con la actuación notarial, el día 20 de diciembre, se advierte que el señor Balcedo ingresó ese día al país, procedente de la República Oriental del Uruguay. Permaneció por el lapso de unas horas, emigrando a ese país nuevamente”.
Y continúa el escrito del responsable del juzgado Federal de La Plata Nro. 3: “Posteriormente, en el día de la fecha (24 de diciembre de 2017), tal como se desprende de la certificación actuarial obrante en el FLP 2436/2015/13 del día de la fecha, se recibió una comunicación telefónica del primer alférez Pablo Vázquez, perteneciente a la Unidad de Inteligencia de la Gendarmería Nacional, quien puso en conocimiento de este juzgado que en el día de hoy recibió una comunicación por parte del comisario Virgilio De Los Santos, perteneciente a la coordinación Ejecutiva de la dirección General de Represión al Tráfico de Drogas de la Policía de la República Oriental del Uruguay. Dicho funcionario informó que en el día de la fecha se detectó la presencia de Marcelo A. Balcedo y Paola M. Fiege, en una finca con características de 'mansión' en la localidad de Punta del Este. Según manifestó, el dato surgió como consecuencia del seguimiento desplegado respecto de ciudadanos paraguayos que descendieron, en el día de la fecha, de la aeronave matrícula PRV-N619M, identificada en estas actuaciones como una de las aeronaves que habitualmente utiliza el imputado Balcedo para realizar sus viajes internacionales”.
Según los actuados por Ernesto Kreplak, este dato bastó para justificar “elementos lo suficientemente categóricos” como para presionar la comparecencia a proceso de los acusados: el seguimiento desplegado respecto de ciudadanos paraguayos que descendieron, el 24 de diciembre, de la aeronave matrícula PRV-N619M, identificada como una de las utilizadas habitualmente por Balcedo para realizar sus viajes internacionales.
Sin embargo, el dato que da de baja toda la argumentación de Kreplak es que la avión no se movió del hangar en los días esgrimidos. Así lo confirman los partes del servicio aéreo URUFLY.
En el documento de la empresa aérea se desprende que la llegada de la aeronave al aeropuerto de Carrasco se dio el día 20 de diciembre a las 13.22. Además, la empresa reporta que desde ese día hasta el 5 de enero del 2018 el móvil aéreo no se movió del lugar, a pesar del falso reporte del comisario De Los Santos.
Finalmente, según se desprende de la documentación, Kreplak esgrimió que los acusados registraban asiduos movimientos migratorios entre ambos países, permaneciendo fuera del territorio argentino por lapsos prolongados: otra cuestión que resultó ser evidentemente falsa, ya que el juez sabía que hace años Balcedo estaba radicado en el Uruguay, en su finca “El Gran Chaparral”.

(www.REALPOLITIK.com.ar)