https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En plena pandemia, Larreta gastó más de 220 mil dólares en equipar un bowling

A través de una disposición de la dirección General de Infraestructura y Arquitectura, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una inversión millonaria para la adquisición de “equipamiento para bowling”.


La noticia surge del Boletín Oficial Nro. 5912, con fecha del 17 de julio. Allí se publicó la disposición 11/20 de la dirección General de Infraestructura y Arquitectura del gobierno porteño. La inversión, que supera los 30 millones de pesos, según la última cotización del dólar Blue, fue destinada a la compra de equipamiento para bowling.
El artículo 2 detalla el procedimiento de compra: “Autorizase el llamado a contratación directa 7323-0926-CDI20, al amparo de lo establecido en el artículo 28 inciso 4 con modalidad llave en mano acorde al artículo 44 de la ley 2095 y su reglamentación vigente, para el día 24 de julio de 2020 a las 12.00”. En esa línea, en el artículo 3 de la norma en cuestión se expresa: “Apruébase el presupuesto oficial en dólares estadounidenses doscientos veinte mil quinientos (U$D 220.500)”.
La comisión encargada de evaluar la oferta estuvo integrada por Carolina M. Luchi, por la secretaría de Transporte y Obra Pública; Gabriela Axelrud, por la secretaría de Desarrollo Urbano; y el arquitecto Marcelo Horacio Gizzarelli, por la subsecretaría de Obras. Asimismo, la normativa invitó a participar a las empresas Brunswick Bowling Products y a la proveedora Qubica AMF Sudamericana SA.
No es la primera vez que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta lleva adelante polémicos e innecesarios gastos, más aún en tiempos de pandemia. En este caso, el dinero destinado a la compra de equipamiento para promover una actividad lúdica podría haber sido utilizado para adquirir numerosos respiradores, rescatar a varios comercios de la quiebra e incluso sacar a una enorme cantidad de personas de situaciones de compleja vulnerabilidad. En última instancia, es una cuestión de prioridades. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)