https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Confirman que la economía ya importa más que el virus

Nuevo estudio de opinión pública de la consultora Giacobbe & Asociados, que confirma la sospecha de muchos: la economía se impone a la cuestión sanitaria, en parte consecuencia del éxito de la estrategia gubernamental, y en parte porque la cuarentena es muy larga. Pero hay otro motivo para la preocupación: la percepción de que no hay un plan económico para la pos pandemia. Para Urgente24 esto último es consecuencia de diferencias internas en el Frente de Todos acerca de cuáles deberían ser las herramientas a aplicar. Pero vamos mejor a la 'data' de los Giacobbe:

Jorge Daniel Giacobbe, o Giacobbe Jr., explicó:
"(...) Casi la mitad de los encuestados (49%) cree que el gobierno no tiene un plan económico. La composición de este guarismo es coincidente con el perfil de tendencia opositora en términos políticos En hombres, este porcentaje asciende casi a 55 en mayores de 51 años a 60 en estudios superiores a 61 al igual que en los escalones superiores de la pirámide de ingresos familiares.
En la otra esquina del ring, el 35.6% cree que el gobierno efectivamente tiene un plan económico, sustentado en mujeres (40%), jóvenes (37%), educación primaria (42%) e ingresos menores a $20.000 (44%).
Los más vulnerables todavía mantienen su confianza respecto de este aspecto del gobierno, que irá ganando importancia en la conversación social a medida que la vaya perdiendo el Coronavirus.
Mientras tanto los tanques de oxígeno se agotan en esas poblaciones más confiadas, y los argentinos ya estamos preocupados por el próximo problema cuando no terminamos con el actual.
El Covid 19 ya no ocupa el primer lugar de las preocupaciones desde hace bastante, reemplazado por la economía Ni tampoco ocupa el segundo lugar, que resulta ser la corrupción Ni tampoco el tercero, cuarto o quinto, donde se destacan la pobreza, los políticos y el desempleo. (...)".
Image
Giacobbe
Es cierto, el nuevo coronavirus o la cuarentena o la pandemia no ya no compiten por el liderazgo entre las preocupaciones de los consultados.

En cuanto al cofundador de la consultora, Jorge Giacobbe Sr., destaca en especial una de sus dos reflexiones sobre los resultados de la investigación de opinión pública:
"Resulta lógico pensar que las tarjetas de crédito han jugado un papel importantísimo durante esta prolongadísima cuarentena generadora de reclusión domiciliaria y ausencia o disminución de ingresos por imposibilidad laboral.
Y creemos razonable reparar en este aspecto de la realidad vista la posibilidad de que, al menos en los
grandes centros urbanos, las restricciones continúen.
Si lo analizamos globalmente el 61 de los aquí consultados dicen poseer tarjetas.
Según lo declarado, en la punta social con ingresos mensuales menores a $20.000 tiene tarjeta el 38% mientras que en el otro extremo, entre aquellos con ingresos mensuales mayores a $130.000 tienen tarjeta el 97%.
Veamos ahora, tras 120 días de confinamiento y ausencia o disminución de ingresos, en qué situación se encuentran quiénes poseen tarjetas, dejando abierta la discusión sobre las razones por las cuales casi 40 de cada 100 argentinos no cuentan con esta herramienta.
El 60% de las personas con ingresos menores a $20.000 mensuales dicen que agotaron totalmente el límite de compras de sus tarjetas.
En el otro extremo, entre las personas con ingresos mayores a $130.000 agotó su límite solo el 7%.
Y, ¿qué pasa en los segmentos de ingresos intermedios a los ya mencionados?
Entre las personas con ingresos de entre $20.000 y $30.000 agotó su limite el 43%.
Obviamente, entre los encuestados de menores ingresos que ya agotaron los límites de compra de sus tarjetas de crédito debe haber quienes tienen trabajo, permanente o eventual, y quienes no lo tienen.
Centramos la atención en estos últimos, sin ingresos, o con ingresos disminuidos, sin tarjeta de compras y quizá obligados a una restricción circulatoria o laboral más prolongada aún. Están dadas las condiciones para la
desesperación por sobrevivir.
Como advirtiera el joven dirigente Juan Grabois hace un par de meses, "la mecha es corta".