https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

CAVALLO DESMINTIÓ A MILEI Y ÁLVAREZ AGIS COINCIDIÓ Economistas descartan la hiper y recomiendan a Alberto aprovechar el COVID: "Fue un Plan Austral sanitario"

El economista Javier Milei continúa advirtiendo que "se viene la hiperinflación más grande de la historia argentina" pero hasta el propio exministro de Economía Domingo Cavallo lo cruzó en una entrevista en vivo por Instagram e incluso se diferenció: "Reivindico tus posiciones pero en realidad no hay ninguna economía que llegue a esa situación (de ausencia total del Estado)". En tanto, el oficialista Emmanuel Álvarez Agis, de la consultora PxQ, coincidió en que no hay posibilidad de una hiperinflación pero sí de un descontrol inflacionario si el presidente Alberto Fernández no lleva adelante un plan económico virtuoso que logre consolidar la baja del índice general de precios que inició la fuerte recesión por la pandemia.

Está descartada. Economistas de todo el arco político, tanto oficialista como opositor, despejó dudas en los últimos días respecto a la posibilidad de que la Argentina ingrese en una dinámica hiperinflacionaria una vez superada la pandemia y reactivada la economía en su plenitud durante el 2021.
Si bien los libertarios insisten en que "se viene la hiperinflación más grande de la historia argentina" por la fuerte emisión que tuvo que encarar el Banco Central de la República Argentina, el mercado da por hecho que eso no ocurrirá.
Ahora bien, hay preocupación en la City Porteña y en Wall Street por las últimas declaraciones del presidente Alberto Fernández sobre la poca importancia que le da a un plan económico.
Dentro del propio oficialismo también preocupa que la Casa Rosada ningunee la necesidad de coordinar las principales variables macro y microeconómicas para poder llegar en algún momento a una inflación de un dígito.
En una jornada organizada por BYMA, el consultor y exviceministro de Economía Emmanuel Álvarez Agis analizó: "Este año la Argentina terminaría en 7% u 8% de déficit fiscal primario. Entonces, un gobierno que esté haciendo las cosas bien será aquel que el año que viene tenga un 4% de gasto público primario. O sea, la mitad. Pero tiene que hacer las cosas bien para que ese déficit no sea financiado todo con emisión. Esto es, arreglar la deuda en pesos, arreglar la deuda en dólares y plantear un sendero de estabilidad y crecimiento luego del palo que te pegaste por el COVID".
Consultado sobre la hiperinflación que muchos advierten, respondió: "Llamé a un profesor de la facultad, uno de los que más sabe de hiperinflación en el mundo, para preguntarle su impresión sobre la hiperinflación y me preguntó: '¿Cuánto es la inflación semanal?'.
Entonces, le dije: 'No sé, la tendría que calcular'
Me dice: 'Entonces, no hay hiper. Cuando hay hiper, el período de análisis se empieza a cortar dramáticamente y todos estamos atentos a la quincenal, a la semanal y a la diaria'.
Ahora, ¿nos podemos ir a una aceleración brutal el año que viene? Sí. ¿Producto de un descontrol de los agregados monetarios? No. ¿Producto de que se va el virus y agarramos todos la lanza de manera descoordinada y nos empezamos a preocupar por recuperar lo que perdimos este año? Sí".
El principal desafío, entonces, es lograr un plan macroeconómico que logre continuar con la desaceleración de la inflación a medida que la economía empieza a crecer: "Lo que quiero decir con esto es que el COVID-19 es una especie de plan austral sanitario porque te congeló todo de facto: los salarios caen, las tarifas están congeladas pero al mismo tiempo los precios de la energía bajan, el alquiler está congelado, los servicios privados están congelados y, ¿cuánto te subió la entrada al cine? No hay cine. Digamos, estamos frente a una cosa muy exótica.
Entonces, tenemos que aprovechar todo esto porque mi impresión es que este año vamos a estar en un inflación que va a empezar con 2. Ahora, la pregunta es: ¿Cómo hacemos para que el año que viene también empiece con 2? No quiero que la inflación del año que viene sea 10% sino 'veintitanto'. Me conformo con 29,9%.
Para hacer eso, el gran desafío es desarmar este congelamiento sanitario de manera paulatina, administrada, sin locuras como congelamientos con normativas, administrando tensiones entre salarios y tarifas... Si logramos que la inflación del año que viene arranque con un 2 adelante, estamos para en 2021 llevar adelante un programa antiinflacionario serio".
 
En tanto, el exministro de Economía Domingo Cavallo coincidió con Álvarez Agis y se diferenció de las advertencias apocalípticas que lanza Javier Milei y otros libertarios: "Entre marzo 1989 y marzo 1990 hubo una inflación del 11.000%. Una locura.
Estoy de acuerdo que puede haber una inflación de 3 dígitos pero, luego un período de sinceramiento de la economía como fue el de Frondizi, podrían poner en marcha un plan de estabilización y crecimiento como el que creó Fondizi después del sinceramiento y que fue acompañado por una ola de inversión que duró toda la década del '60.
Para eso no hay que confiarse en los controles sino en la competencia, en la transparencia y la creación de condiciones de confianza.
Por ejemplo, Argentina va a demorar mucho hasta que pueda volver a colocar deuda en el exterior y te diría que enhorabuena porque no se trata de colocar deuda sino de eliminar el déficit. En todo caso, para el sector privado y el financiamiento de las inversiones hay que conseguir que los ahorros de los argentinos se puedan volcar a la inversión. Esa es la fuente de financiamiento para la recuperación".
En este sentido, insistió en la necesidad de recrear la confianza de los ahorristas: "También remarco siempre que en el '91 y el '92 no ingresó nada de dinero del exterior sino que eran todos ahorros de los argentinos que empezaron a confiar. Eso es lo que va a tener que hacer este gobierno.
En cuanto a la inexistencia del Estado con la que se ilusiona Milei, Cavallo lo cruzó: "Obviamente, no se trata del anarcoliberalismo del cual vos hablás ni una economía libre del Estado pero sí de algo que vaya en esa dirección.
Reivindico tus posiciones y la de los libertarios en general diciendo que para sacarle a la gente las ideas marxitas, comunistas y socialistas tiene sentido presentar la otra utopía, que es la liberal, pero en realidad no hay ninguna economía que llegue a esa situación. Es importante el rumbo hacia esa dirección y el Estado tiene que existir para poner un orden y definir reglas de juego para que la gente pueda ejercer su libertad y creatividad para progresar".
urgente24