https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Video: El día que CFK visitó Vicentín y, entre elogios, “reclamó parte de las acciones”

Además, se supo que los directivos de Vicentín aportaron a la campaña kirchnerista del 2007. Durante una visita a la planta en el mismo año, la por entonces candidata a presidente destacó la labor de la compañía y hasta pidió una parte de las acciones.

Si alguien se preguntaba las razones del silencio de Cristina Fernández de Kirchner con respecto al escándalo que envolvió en las últimas semanas a la empresa Vicentín y al gobierno de Alberto Fernández, el dilema ha quedado resuelto. La postura tácita de la ex presidente, tan poco característica de ella, se debe a dos simples razones: ella misma los elogió años atrás y hasta recibió dinero de la empresa para su campaña.
Durante los últimos días, dirigentes y militantes kirchneristas por igual se lanzaron a la caza del conglomerado que el presidente Alberto Fernández prometió expropiar de no existir una solución alternativa viable. Entre las acusaciones más encendidas, se lo acusó de ser aportante de la campaña macrista del año 2015.
Lo cierto es que los directivos de Vicentín adoptaron la costumbre de aportar a varias campañas políticas, entre ellas la de la propia Cristina Fernández en el año 2007. En efecto, Hernán Roberto VicentínOsvaldo Luis BoschiRoberto Alejandro GazzaSergio Manuel Nardelli y Norma Susana Vicentín de Boschi, todos directivos de la compañía, invirtieron dinero de sus bolsillos para apalancar la figura de quien luego sería presidente de la Nación.
"Hoy vine aquí a visitar una fábrica... Dos fábricas... O tres, no sé. Porque empecé a recorrer una cosa y me pasaban de la planta de biodiesel a la planta aceitera y de allí a la algodonera del grupo Vicentín, un grupo de industriales argentinos descendientes de inmigrantes, como fuimos tantos, ¿no? Mis abuelos también. No italianos como los de Vicentín, sino españoles. De mi cuatro abuelos, tres bajaron de los barcos también. Y yo no sé si tal vez el grupo tenga una clara idea de lo que representa en términos de lo que hemos evolucionado económicamente en la República Argentina", comenzó indicando CFK.
"Un grupo que sigue diversificando su nivel de inversión, incorporando ahora la planta de biodiesel con innovación tecnológica. Pude recorrer la planta algodonera que... Reclamo parte de las acciones porque yo soy consumidora feroz de los disquitos de algodón. Las mujeres nos sacamos el maquillaje con esos disquitos que fabrican aquí al ladito de Reconquista, en Avellaneda. Así que también vengo a reclamar mi parte en las acciones de la fábrica", bromeó Fernández de Kirchner, en medio de una catarata de elogios a la misma empresa que su ahora compañero de fórmula pretende expropiar y que el kirchnerismo, ignorando su propio pasado, demonizó por haber aportado a la campaña macrista de 2015.
La memoria política, que siempre pareciera ser a corto plazo, esta vez les jugó una mala pasada.