https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tensión entre el gobierno y los acreedores

Los principales índices norteamericanos cotizaron mixtos durante toda la jornada. Al cierre de la rueda ninguno de los índices experimentó una variación porcentual mayor a 1%. Mientras la renta variable se encuentra en un punto crucial para definir la tendencia de los próximos días, los precios fueron afectados el día de hoy por el mal dato con respecto a los nuevos pedidos de subsidio de desempleo ya que la medición fue mayor de la prevista por los analistas. Sumado a esto, el FMI expresó que la caída en el PBI de Estados Unidos en el segundo trimestre del 2020 podría ser más profunda que lo esperado. Si bien las economías siguen en proceso de reactivación luego de haber experimentado más de un mes de un parate casi total lo que causó serias heridas a gran cantidad de países. Sin embargo, los inversores que tiempo atrás estaban muy optimistas, en el último tiempo empezaron a moderar sus expectativas y es por eso que el mercado no encuentra aún una tendencia definida.
El petróleo recuperó un 2,45% luego de la caída de ayer a pesar de que la OPEP+ no pretenda extender el recorte de la producción hasta agosto y quedaría operativo hasta el 31 de julio del corriente año.
La renta variable argentina experimentó una fuerte caída el día de hoy. El Merval retrocedió 6% arrastrado principalmente por el panorama negativo sobre la reestructuración de la deuda sumado a que el contexto internacional dejó de ser tan positivo. Durante las primeras horas de mercado las bajas fueron fuertes y luego se moderaron. SIn embargo en las últimas horas de la operatoria la caída se volvió a profundizar dejando a todos los activos con retrocesos de hasta 12%. La caída más chica de la rueda se la llevó TXAR con 3,15%.

Luego de varios días de cotizar de manera mixta ya que no habían noticias relevantes sobre el proceso de reestructuración de la deuda soberana, los bonos argentinos denominados en dólares sufrieron caídas de hasta 7,5% y no hubo distinción por legislación. La caída fue generalizada ya que se conoció que las posturas de los acreedores y el gobierno se distanciaron debido a que ninguna de las partes quiere ceder ni un dólar más de VPN. Lo que venía siendo una relación bajo buenos términos parece haberse puesto más reñida, sin embargo esta no fue la caída más fuerte de los bonos en todo el proceso que ya lleva varios meses por lo que podría intuirse que la situación tampoco es tan mala como suena la noticia a simple vista. Sin embargo es algo que el mercado no se esperaba y por eso reaccionaron de esta manera el precio de dichos activos. Por otro lado, el gobierno sigue confiando en obtener fondos vía el mercado de capitales para seguir rolleando la deuda en moneda local. En este campo le viene yendo bien en el último tiempo ya que no hay muchos instrumentos disponibles para inversores que sean adversos al riesgo o para determinados fondos de inversión. De esta manera se logró conseguir 135.000 millones de pesos en el mercados local y el gobierno se anotó otra victoria en este tipo de operaciones.
El Riesgo País superó los 2.500 puntos y se posicionó en 2.626 luego de saltar un 2,6%. El movimiento experimentado por la medición no estuvo en consonancia con las semanas anteriores. Sin embargo esto se debe a las nuevas noticias sobre la reestructuración de la deuda que agregan incertidumbre al mercado.

El tipo de cambio mayorista volvió a avanzar 0,1% y cerró la rueda cotizando $69,74 mientras que el dólar minorista no experimentó movimientos. Por su parte el MEP y el CCL subieron ambos un 2% y la brecha entre ambos se mantiene como ayer, mientras que por la tarde del día de hoy la misma se acortó considerablemente. El MEP cerró la rueda en $107,10 mientras que el CCL o hizo en $109,81.


Joaquín Candia
Analista

RAVA