https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reflejan los datos sobre carga tributaria de la cadena de la soja argentina

Actualmente la situación tributaria plantea interrogantes en los futuros volúmenes de la producción, la comercialización y la industrialización del grano. En esa búsqueda por esclarecer detalladamente este complejo esquema impositivo, Acsoja se propuso realizar un análisis exhaustivo del tema.

El presente proyecto de Acsoja, elaborado por FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) es un trabajo descriptivo y actual, a manera de radiografía, de la carga tributaria que soporta la cadena. Es un documento de análisis inédito de vital importancia para la cadena de la soja con el objetivo de conocer cuánto y qué destino tienen los tributos que eroga.

Los datos relevados corresponden al mes de junio de 2019, con DEX de 27,1%, con una proyección a la situación actual y contempla los eslabones primario, comercial e industrial, para un modelo donde el grano de soja pasa por acopio, se procesa en la industria y se exporta en su totalidad.

En el eslabón primario el impuesto a las ganancias es el de mayor peso, seguido en importancia por el impuesto inmobiliario rural. Entre ambos explican el 83% del total de impuestos, mientras que el 17% restante corresponde al impuesto a los créditos y débitos bancarios (ICDB), tributos sobre la mano de obra, ingresos brutos (IIBB), sellos y tasas municipales. En el actual esquema tributario, las DEX son liquidadas por la industria e impactan directamente en el precio de venta del productor.

Analizados por destino, el Estado Nacional explica el 82% de la carga tributaria, un 15% es provincial y el restante 2%, municipal.

En el eslabón comercial los tributos de mayor peso son los correspondiente a la mano de obra, seguidos por los impuestos transaccionales (ingresos brutos, ICDB y sellos).

En el eslabón industrial los DEX explican el 95,02% de los impuestos (descontándose del precio de venta al productor), siendo el 4,98% restante explicado por IIBB, ICDB, impuestos sobre la mano de obra, sellos y Derechos de Registro e Inspección (DREI).

Carga tributaria consolidada
• la carga tributaria entre estos tres eslabones asciende a USD 150,21 por tonelada de soja
• los derechos de exportación (DEX) explican el 66%, mientras que el otro 34% se distribuye entre el resto de los impuestos: 21% ganancias, 3% ICDB, 3% contribuciones y ART, 3% inmobiliario rural provincial, 2% impuesto a los sellos, 1% ingresos brutos y 1% tasas municipales.

Analizado por destino de la tributación, el 93% corresponde al Estado Nacional, seguido por el nivel Provincial (6%) y por último el Municipal (1%).  Expresado en valores relativos, la recaudación de USD 150,21 por tonelada representaban en Junio de 2019:  67,89% del margen bruto de la cadena.

Con la actual composición de los DEX del 33%, y manteniendo constante todos los demás valores, la carga tributaria por tonelada asciende a USD 165,49, representando los siguientes valores relativos: 74,19% medido sobre el margen bruto

Como consecuencia de la alta carga tributaria, se ha desincentivado la producción, se ha generado un estancamiento del área sembrada y de la producción a través del tiempo.

Desde ACSOJA subrayaron que “el presente trabajo es dinámico, previéndose actualizaciones y futuras mejoras, según indiquen las circunstancias y/o sugerencias de quienes forman parte de la cadena. Las propuestas que resultan del trabajo para mejorar la situación tributaria de la soja, se han diseñado pensando en las herramientas disponibles dentro de la cadena. Este camino no anula otras propuestas superadoras que puedan surgir desde otros ámbitos”.





todoagro