https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¡Qué bien me van a venir estas subidas para vender!

Fuertes alzas de las bolsas europeas al cierre de la jornada. ¿Los motivos? Pues según todos los analistas y gestores consultados, "es una cuestión de inercia de mercado. Las compañías más tradicionales empiezan a coger el testigo alcista de las tecnológicas. Una sana rotación de activos que ha mantenido ese impulso alcista”.
No podemos negar que nos está sorprendiendo la fortaleza del rebote de los mercados de valores en todo el mundo desde sus mínimos de marzo. Era lógico esperar que tras el desplome de abril y la primera mitad de marzo hubiera algún tipo de recuperación en las bolsas fruto del extremo nivel de sobreventa, y de la toma de beneficios de las posiciones cortas. Ahora bien, estas subidas son algo más. Veamos el gráfico del Eurostoxx 50:
Hemos fijado los niveles Fibonacci que suelen funcionar muy bien para establecer los niveles de resistencias tras desplomes como el sufrido. El primer objetivo de este rebote eran los 2.900 puntos. Una vez alcanzado el indicador estuvo varias semanas en un proceso que parecía una clara formación de techo intermedio, y que anticipaba la reanudación de las caídas. De hecho, el Eurostoxx 50 rompió el soporte de los 2.800 puntos, y muchos traders se pusieron de nuevo cortos en el selectivo. Sin embargo, las noticias de una posible vacuna para finalizar el año, y la reanudación de la actividad en las principales economías del mundo, provocó una nueva onda alcista en las bolsas, que alcanzó el segundo objetivo Fibonacci, los 3.084 puntos. Hoy ese nivel se ha vuelto a superar al alza, y el selectivo parece encaminarse hacia el último objetivo Fibonacci, los 3.272 puntos.
No parecería razonable que las bolsas subieran mucho más de ahí, puesto que el siguiente objetivo alcista se situaría en el inicio de la fase correctiva fruto de la mayor pandemia mundial de las últimas décadas, y de la mayor recesión económica global desde la Gran Depresión. No es lógico, y no creemos que vaya a suceder.
¿Qué hacer entonces? Pues aprovecharíamos esta sorprendente nueva euforia compradora para ir deshaciendo posiciones en nuestra cartera, e incrementar la liquidez. No se dan las condiciones ni económicas, ni financieras, ni sociales, ni sanitarias, ni políticas, para que se reanude una tendencia alcista en las bolsas a nivel mundial. Por lo tanto, las caídas volverán a los mercados. Creemos firmemente que este ha sido el rebote de un gato muerto dentro de una fase bajista estructural ya instaurada. Un rebote más grande de lo esperado, eso sí, pero el gato sigue bien muerto.



capitalbolsa