https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Puede llevarnos la lluvia de liquidez hacia otra crisis de deuda?

“En los países desarrollados, se espera que el PIB real se contraiga entre un -7% y un -12% en 2020. Esta cifra es aproximadamente siete veces la dimensión de una recesión típica. La caída de la actividad se ha extendido entorno a dos meses, cinco veces menos que la duración media de una recesión típica. La gravedad y la brevedad son las dos características de este ciclo económico”, explica Bruno Cavalier, economista jefe de ODDO BHF.
“Los bancos centrales han corregido sin demora el endurecimiento de las condiciones financieras. El  shock puede tener efectos retrasados (quiebras) que hacen que recuperar la economía hasta los niveles anteriores sea un espejismo a corto plazo”, añade este experto.
“La respuesta mundial a la recesión, en forma de paquetes de ayudas gubernamentales, tiene unas dimensiones sin precedentes. Los bancos centrales están ampliando la calidad y la cantidad de sus intervenciones en forma de tipos de interés negativos, préstamos garantizados o compras de bonos corporativos. El último recurso es el control de la curva de tipos, algo que Japón ya ha implementado y que la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) se está planteando”, comentan en DWS (DE:DWSG).
“Si los bancos centrales se fijaran como objetivo controlar directamente la mayor parte de la curva de tipos, el mercado de bonos quedaría privado de su función para fijar los precios y, con ella, del mecanismo que debería permitir la asignación eficiente de unos recursos escasos a las inversiones más prometedoras. Aunque, bien pensado, el dinero ya no es un recurso escaso”, añaden.
Algunos expertos creen que esta lluvia de liquidez podría ser excesiva. “Un sector de su partido republicano se ha dirigido a Donald Trump por escrito pidiéndole que ponga fin a la espiral de gastos que les parece desmedida ya a estas alturas”, explica José Luis Cárpatos, CEO de Serenity Markets.
Los expertos de Allianz (DE:ALVG) Global Investors se hacen algunas preguntas sobre la deuda pública de países como España, Alemania, Francia e Italia en un entorno de rendimiento bajo/negativo.
“Los gobiernos han adoptado enormes paquetes para estabilizar sus economías. Si bien no faltan las sugerencias sobre cómo se financiará el nuevo gasto público y la deuda anterior, muchos parecen pasar por alto el hecho de que el entorno actual de tipos de interés bajos o negativos ya está siendo una contribución importante a la reducción de la deuda”, dicen.
Sven Schubert, Head of Strategy Currencies y Frank Häusler Chief Strategist Vontobel (SIX:VONN) AM, apunta que “la mayoría de países han aumentado su deuda después de cada crisis económica moderna. Por consiguiente, los inversores deben tener en cuenta cómo responden al aumento de la deuda”.
¿Sufrirán los países una nueva crisis de deuda o encontrarán una estrategia de salida? “Solo vemos que hay cuatro opciones de salida: superávits presupuestarios, inflación, alivio de la deuda o los métodos de la denominada Teoría Monetaria Moderna (TMM). Los seguidores de la TMM sostienen que es razonable que un gobierno se endeude a través del banco central nacional siempre que el dinero se use siguiendo un objetivo. Estamos de acuerdo con esta opinión, siempre que los gobiernos encuentren una estrategia de salida antes de que la inflación descontrolada despierte los instintos animales de los participantes en el mercado”, concluye Schubert.



investing