https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Falta de dólares y aumentos de precios de insumos, el nuevo drama de las pymes

La intensificación del cepo complica el pago de las importaciones y agrega incertidumbre en plena caída de ventas. Algunas empresas levantaron sus listas de precios y otras anunciaron incrementos.

Mientras que los importadores comenzaron una frenética carrera para intentar conseguir dólares al valor oficial que les permita cancelar compromisos de compra, en los sectores comercial e industrial empezaron a aparecer incrementos de precios en mercaderías e insumos ligados a la cotización de la moneda norteamericana.
La situación, que al decir de un industrial pyme de Córdoba “está convulsionada”, es consecuencia de las nuevas disposiciones aplicadas por el Banco Central para cortar la sangría de dólares que verifica desde que se puso en marcha el aislamiento obligatorio. Con esa nueva vuelta de tuerca en el cepo cambiario, en estos dos días, consiguió sumar 72 millones de dólares.
Pero ahora los problemas están en la vereda del sector privado y encuentran mal paradas a las empresas.
La disposición de que para pagar las importaciones las compañías utilicen primero los ahorros en dólares que dispongan para recién luego acudir al mercado único y libre de cambios (Mulc) complica a las firmas más chicas, que por lo general no cuentan con esas divisas.
Una punta de estos inconvenientes ya se vio el mismo viernes pasado, cuando proveedores del campo anunciaron a sus clientes que interrumpían el suministro de insumos hasta tanto se aclarara la situación. La noticia llegó en plena siembra de trigo y motivó los reclamos de entidades ruralistas.
También los bancos obturaron el acceso on line de las plataformas de comercio exterior por las cuales quienes deben pagar alguna compra en el exterior las ejecutan.
“Estoy desesperado, los bancos están interpretando la normativa desde el viernes. Es un corte total. El Central parte de la base de que uno tiene dólares, y no es verdad. Desde el viernes que estamos sin precio a nuestros clientes porque no sabemos con qué dólar vamos a comprar insumos”.
La frase pertenece a un fabricante cordobés de alimentos cuyos insumos son importados. Pero, además, hay cosas que no tienen ninguna alternativa de reemplazo, como el cacao, el café, ciertos aceites y esencias, entre una larga lista. Derivados del cobre, productos químicos y farmacéuticos también están allí.
Si la situación se mantiene, estos importadores y la industria deberán salir a buscar divisas al mercado paralelo, que mantiene una brecha del 80 por ciento por sobre el dólar oficial.
“Si eso ocurriera, tengo que calcular el impacto que tendrá en el precio final de mis productos”, agregó el empresario de la alimentación. Otro importador local de bienes finales explicó en términos sanitarios cuándo podría llegar el pico de los problemas.
“El acceso al mercado de cambios no es instantáneo, por ejemplo, hoy cargo una operación de transferencia en la plataforma del banco, cumplimentando todo lo que solicitan, recién ahí empieza el trámite, si está todo bien a partir de las 96 horas hay que esperar que hagan la transferencia. Si hay discrepancias o falta algo, hay que cumplimentarlo y esperar, por eso calculo que recién la semana que viene tendrán novedades los que ya tengan iniciadas las transferencias. No va a ser fácil”, resaltó.
Mientras tanto, en el comercio comenzaron a aparecer nuevas listas de precios con retoques. “A las 9.30 pedí un presupuesto de materiales eléctricos y me lo dieron. Al mediodía me llaman para avisarme que los precios habían subido y que ese presupuesto aumentaba un 21,5 por ciento”, señaló Juan Bisio, un metalúrgico pyme.
También Fernando Garín, del rubro pinturerías, comentó que ayer le fueron comunicados aumentos “por el problema de conseguir insumos al valor oficial, hay mucha incertidumbre”, dijo a La Voz. Esas listas llegaron con un incremento del ocho por ciento, pero, si el proveedor aplica el valor del dólar contado con liqui, el aumento se situaría entre 35 y 40%, estimó.
José Giordano, de la Cámara de Repuesteros, señaló que distribuidores manejan la posibilidad de trasladar aumentos del 10 al 20 por ciento.
El movimiento ha incidido poco hasta el momento en otro rubro clave: la chapa y el hierro. “El proveedor nacional no aumentó nada, los importadores subieron 20 dólares la tonelada, que significa dos al tres por ciento”, dijo Roberto Barbieri, de una distribuidora.
La UIA comienza a hablar del pago del aguinaldo en cuotas
El vicepresidente de la UIA y titular de la Copal, Daniel Funes de Rioja, aseguró que “las pequeñas empresas no tienen ninguna posibilidad de afrontar el pago del aguinaldo” y aseguró que las más grandes también van a necesitar ayuda del Estado para hacerlo.
El programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) “debe incluir también el medio aguinaldo” porque no lo pueden afrontar las pymes, “existe una posibilidad de pactar el pago en cuotas”, en dos o tres, “como se hizo después de la crisis de 2002”, indicó en declaraciones a varios medios periodísticos.
El dirigente, habitual negociador por la UIA con los gremios, entendió que esta situación es producto de que en la Argentina no hay un seguro de desempleo “para atajar semejante crisis”, por lo cual apuntó que el ATP “no le está regalando nada a nadie”.
“Hace 20 años que estamos en emergencia y lo único que se nos ocurre es prohibir los despidos y suspensiones o duplicar indemnizaciones, en vez de proteger al trabajador y darles oxígeno a las empresas con un seguro de desempleo que lo tienen Uruguay y los países europeos”, describió.
También apuntó que con el ATP “pedimos nosotros que la asistencia vaya directamente a las cuentas de los trabajadores”, recordó.
Recordó, asimismo, que la industria alimentaria atraviesa por un continuo achicamiento.
“Desde 2011 que no se crece en alimentación: ese año exportábamos 30 mil millones de dólares en alimentos procesados y ahora estaremos en 25 o 26 mil millones; veremos qué pasará este año, porque el mercado internacional se ha complicado y el interno ha caído”, evaluó.
Por su parte, Pedro Cascales, vocero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), señaló que “la mitad de las empresas que ya solicitaron el ATP para el pago de los salarios de meses anteriores solicitarán una ayuda adicional para pagar el medio aguinaldo”.
Walter Giannoni