https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"El mercado está tan confundido como todos los demás"

Según la Oficina Nacional de Investigación Económica, la economía de los Estados Unidos alcanzó su punto máximo en febrero y entró oficialmente en recesión en marzo. “Cuando la pandemia golpeó y la economía se puso en el congelador, fue inmediatamente obvio que la expansión económica más larga en la historia de este país se detuvo”, afirma el analista Ben Carlson. No solo ha sido la contracción más brusca de la historia, sino también la recesión más corta."
Y esto es precisamente lo que tiene a los inversores tan confundidos. ¿Cómo saber actuar ante un escenario que no se ha producido antes en la historia moderna? Simplemente, no se puede.
La economía probablemente tocó fondo en abril y ha comenzado a crecer nuevamente. Esto no significa que volvamos a la actividad anterior a la pandemia del Covid, pero parece que hay una expansión desde los bajos niveles alcanzados en marzo y abril.
Antes de la extraña recesión económica de este año, la recesión más corta en la historia moderna fue en 1980 y duró 6 meses:
La recesión actual es única por varias razones, pero quizás la mayor diferencia entre esta recesión y las versiones anteriores, es el hecho de que nadie sabe realmente cuándo ha comenzado o terminado.
Hubo tiempo para contemplar el daño y adivinar cuándo llegaría a su fin, o cuál era la causa exacta. Todavía hay mucha incertidumbre, pero es de un tipo diferente.
El desempeño del mercado de valores este año sigue siendo confuso, pero los inversores se ven obligados a extrapolar una situación económica que nunca habíamos visto antes.
Puede ser una sorpresa para algunos inversores, pero durante las recesiones reales del pasado, el mercado de valores ha subido tanto como ha bajado:
Sin incluir la contracción actual, ha habido 14 recesiones desde la Gran Depresión. En 7 de esas 14, el S&P 500 ha tenido retornos positivos durante el período de recesión real.
Se aplican las advertencias habituales: el mercado de valores es prospectivo y nunca coincide perfectamente con la economía, etc., pero esta vez las cosas están sucediendo tan rápido que no hay tiempo para las preocupaciones y debates económicos habituales.
El mercado de valores tampoco ha hecho un gran trabajo prediciendo recesiones en el pasado, pero puede ver el rendimiento después de que el hecho haya sido sólido en todos los ámbitos.
El problema con el período actual es que la economía recibió una sacudida tan grande que incluso la recuperación terminará sintiéndose como una recesión desagradable basada en la experiencia pasada.
Sí, estamos creciendo, pero las cosas siguen funcionando a una fracción de la economía de hace 3-4 meses.
La pregunta sin respuesta para los inversores es la siguiente: ¿se contentará el mercado con que las cosas mejoren en términos relativos, o el nivel absoluto de actividad económica eventualmente abrumará el sentimiento?
Supongo que mucho de esto depende de posibles shocks o retrocesos futuros.
Hay muchas razones para justificar la caída de más del 30% en un escenario en el que pensábamos que nos adentrábamos en la segunda Gran Depresión. Luego se ha producido un rebote del 40%, en una repetición de la burbuja de las puntocom.
El mercado está tan confundido como todos los demás. Probablemente deberíamos acostumbrarnos a eso.



capitalbolsa