https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Daniel Gollán: “No es que se empezó tarde con los testeos, se empezó de acuerdo con la secuencia de cómo se iban armando las estrategias”




Confirmando que se vuelve a una cuarentena con medidas más restrictivas, Daniel Gollan, ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, en Perspectivas desde Buenos Aires con Juan Pablo Varsky por CNN en Español, resalta que el aumento de la circulación de personas en el AMBA fue la causa principal del aumento de los casos y que es necesaria la restricción para liberar camas de terapia intensiva, que es la variable de más peso en este momento.





Te comparto los principales textuales de la entrevista emitida por CNN En Español:
Cuál es la demanda mayor de la provincia de Buenos Aires para que se haga efectivo el endurecimiento del aislamiento social preventivo y obligatorio:
“La verdad es que nosotros estamos observando con mucha preocupación que de todos los indicadores que manejamos y que dan cuenta de un crecimiento muy importante en la cantidad de casos, el indicador privilegiado que hoy estamos utilizando porque creemos que es el que realmente marca el riesgo que tenemos es la cantidad de camas que van quedando libre en terapia intensiva por cualquier motivo. Una cama que se ocupa en terapia intensiva puede ocuparse por cualquier enfermedad o por Covid, pero es una cama menos. Y en esta época del año se suelen aumentar. Se ocupó mucho por accidentología, que en el primer tramo duro de la cuarentena había bajado muchísimo. Al pasar a medidas restrictivas de la circulación no solamente vamos a aplanar la curva de enfermos −eso se va a ver a 15 días− sino que el efecto inmediato es que empezamos a tener menos accidentes, por ejemplo, y eso hace que también se nos vayan liberando camas terapia intensiva de los politraumatizados.”

Acerca de por qué hay más casos tras 100 días de aislamiento y no pudo aplanarse la curva:
“El factor indudablemente que más influye es el aumento de la circulación. En la primera etapa de la cuarentena, que fue muy baja en circulación: uno andaba por las autopistas, por las calles y realmente no había prácticamente nadie salvo aquellas actividades absolutamente esenciales. Eso fue pasando a nuevas etapas y siempre se recalcó que en caso de haber una aceleración de casos, que siempre vienen con una mayor circulación de la gente −y especialmente en el conurbano bonaerense, que es la zona más álgida porque viven 15 millones de personas en un área muy chica−, si se desmadraba la ecuación del crecimiento vinculado a la cantidad de camas disponibles se iban a poder tomar medidas restrictivas y volver un paso hacia atrás. Está pensada una acción que no va a durar mucho más de dos semanas o dos semanas como mucho y para luego sí volver a hacer un cálculo de cuanto más se puede abrir la circulación. Ese indudablemente es el primer factor. Cuando uno abre y circula mucha gente el virus se contagia más. Y se vio claramente que hubo un gran relajamiento de las conductas en el tránsito, en la calle. Esto es lo que nos trae aparejado el aumento de casos como la causa principalísima.”

¿Cómo se convence a la ciudadanía de que hay que hacer un esfuerzo más?
“Vamos a ser muy contundentes en la explicación de lo que va a suceder si nosotros hoy no tomamos estas medidas porque si hoy no lo hacemos dentro de quince, veinte días, un mes, va a haber que hacerlo pero sobre una situación sanitaria que vamos a lamentar y que es lo que queremos evitar. En todos los países del mundo en donde, incluso, fueron muy liberales en cuanto a la instrumentación de medidas de cuarentena dura terminó la gente no saliendo a trabajar o hacer sus actividades por el temor que causaban las imágenes espeluznantes que hemos visto hasta el cansancio sobre las consecuencias de cuando se satura el sistema de salud. Hay que explicarle muy claramente a la sociedad que las medidas van a llegar igual, si las tomamos antes podemos preservar lo más preciado que tenemos ahora que es conservar un montón de vidas. Nosotros tenemos, lamentablemente, un poco más de 1000 fallecidos pero contra Brasil, que tiene 53 mil: Brasil es cuatro o cinco veces mayor que nosotros y tiene diez o doce veces más casos de mortalidad. No es por una comparación odiosa simplemente para ver cuando uno preserva la vida y cuando no la preserva. Ahora, usted me dirá: sí, pero la economía… Pero la economía cae más en Brasil que en Argentina, está cayendo prácticamente igual en todo el mundo. La economía cae por la pandemia, no cae por la cuarentena.”

El resultado de Detectar. ¿Pudo haberse hecho antes, más alá de la circulación como causa importante del aumento de casos?
“Los testeos y los rastreos empezaron en la provincia de Buenos Aires hace prácticamente dos meses, como programas ATR. Los testeos se fueron haciendo y se fueron incrementando en la medida que fuimos incrementando la capacidad instalada de los laboratorios, fundamentalmente por el tema de un aparato que se llama termociclador que es limitada su cantidad. Se compraron más, se pusieron más de una treintena de laboratorios a trabajar en sintonía pero eso se fue haciendo en forma progresiva: había que capacitar al personal. No es que se empezó tarde, se empezó de acuerdo con la secuencia de cómo se iban armando las estrategias, la disponibilidad de personal, de capacitación, de recursos humanos, de tecnología necesaria. Hoy en día llevamos hecho, en la provincia de Buenos Aires, más de 220 mil estudios de PCR y realmente estamos al límite de lo que hoy puede brindar todo el sistema científico y tecnológico que han puesto a disposición estos laboratorios. Estamos yendo hacia nuevas formas de testeos masivos que incluyen tests que no requieren de ese instrumento, entonces vamos a poder ampliar con los neo kits, los chem tests (chemistry test) que están apareciendo, pero todavía no están disponibles en cantidad. Recién la semana que viene estarían entregándonos los primeros 5000: 5000 en la provincia de Buenos Aires los consumimos en dos o tres días. Estamos viendo −y tratando− de que la industria sí se ha comprometido a que en un lapso quizás de 15 días nos puedan entregar 100 mil. Si nos entregan 100 mil sí vamos a estar haciendo muchos más testeos y más rastreo. Pero todo ha ido acompañando de acuerdo a la disponibilidad de los recursos que se han ido teniendo en cada momento. Las crisis son así, hacen explotar algo que en la normalidad alcanzaba y de golpe se necesita cinco, diez, 15, 20 veces más y el recurso hay que formarlo, hay que tenerlo, hay que ponerlo en marcha.”

¿Hicieron 200 mil test PCR en la provincia de Buenos Aires?
“120 mil tests de PCR en la PBA. Después estamos haciendo otros tests de anticuerpos, los serológicos, que se están haciendo con el dispositivo que desarrolló el Conicet, la doctora Andrea Gamarnick, intensivamente prácticamente en todos los hospitales. Empezamos por ahí testeando todo el personal de salud de los hospitales.”

Sobre el tweet que publicó sobre la ciudad de Buenos Aires como principal foco de coronavirus. ¿Lo publicaría de nuevo o lo pensaría un poco más?
“No, es el mismo mapa epidemiológico. No lo hago yo el mapa. Cuando uno carga la cantidad de casos por cada 100 mil habitantes el mapa lo pinta el sistema, no lo pinto yo. Lo que uno quería transmitir es que toda la vida lo dijimos: que el problema era el AMBA. El AMBA es una única cosa, no es Capital y Gran Buenos Aires por separado. Y que se irradiaba desde la ciudad de Buenos Aires por una sencilla razón: porque la enorme mayoría de la gente que entró de afuera y trajo la enfermedad residía en la ciudad de Buenos Aires. No es una cuestión política: el virus no tiene ni banderías políticas ni nada. Es un estudio epidemiológico que marca el mapa diciendo: masivamente entró por ahí, un poco más por el norte del conurbano bonaerense ya se dispersaba, en algunas ciudades del interior ya se dispersaba mucho más. Pero por una cuestión lógica epidemiológica entró ahí. No es porque sea la ciudad de Buenos Aires: es porque por ahí entró. SI hubiese entrado por otro lado la dispersión hubiese sido de otra manera. Pero en todas las grandes ciudades del mundo empezaron de esa manera porque es donde se concentra la mayor cantidad de viajantes. Esto yo lo expliqué hasta el cansancio, lo que sucede es que a veces se le quiere dar alguna connotación política al comportamiento del virus. La epidemiología es así, no es que uno pinta, sino cuando carga. En estos momentos la ciudad de Buenos Aires tiene todavía cuatro o cinco veces más casos que la provincia de Buenos Aires por cada 100 mil habitantes. Pero eso se va a venir para acá, indefectiblemente se irradia de esa manera: es el comportamiento epidemiológico de la enfermedad, no tiene ninguna connotación política.”