https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alberto le baja el tono a la expropiación de Vicentin después del banderazo

El Presidente se reunió con el interventor Gabriel Delgado para evitar que el conflicto siga escalando. "La vía de la moderación tiene nuestro apoyo", dijeron en el campo.


Después del banderazo del sábado pasado en buena parte del interior del país, el presidente Alberto Fernández recibió este domingo por la tarde en la Quinta de Olivos al interventor del Gobierno nacional en Vicentin, Gabriel Delgado.

La reunión tuvo como objetivo el análisis de las distintas alternativas que existen para evitar la expropiación de la empresa santafesina tras la decisión de frenar la intervención oficial por parte del juez de Reconquista, Fabián Lorenzini.

Pero, además, la reunión entre Alberto y Delgado fue un mensaje "conciliador" para bajarle el tono a la disputa. Al menos así se interpretó en el sector agropecuario donde vieron la foto como una señal positiva para destrabar el conflicto por Vicentin.El banderazo superó las expectativas y marcó el regreso del campo a las rutas

De hecho, el propio Delgado tuiteó después del encuentro en Olivos. "Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos. El propósito del Gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar", señaló.

El mensaje de Delgado no es menor. El interventor -que habló de "no aferrarse a los instrumentos"- desde que se conoció el proyecto, mantuvo perfil bajo y su participación en el conflicto por Vicentin funciona como una especie de "garantía" para el sector.

El comentario también fue retuiteado por Alberto en una señal al campo para calmar las expectativas y la escalada que viene sufriendo el conflicto. "La vía de la moderación tiene todo nuestro apoyo", dijo a este medio un importante referente de la agroindustria.

Tal como adelantó LPO, uno de los planes que más chances tiene de avanzar es que el que propuso Omar Perotti de virar hacia una intervención judicial con representación de Santa Fe y con el concurso de acreedores activo para evitar la expropiación.

Alberto sabe que la expropiación de Vicentin difícilmente pueda avanzar en el Congreso de la Nación donde no están garantizados los votos en la Cámara de Diputados tras el rechazo público, no sólo de la oposición, sino también de algunos sectores aliados.

El banderazo encendió luces de alarma entre los gobernadores. Es que las críticas de los manifestantes de las provincias de Santa Fe y Córdoba -corazón del campo argentino- apuntaron directamente contra los gobernadores Perotti y Juan Schiaretti.Perotti acordó con Alberto un nuevo plan para evitar la expropiación de Vicentín

Alberto quedó encerrado entre los duros y los moderados. Si desactiva la expropiación se le abren frentes internos con sectores que no quieren dar marcha atrás. Sino lo hace, en cambio, pagaría costos políticos con el campo en la calle en plena cuarentena.

Este domingo, después del banderazo, Juan Grabois, uno de los referentes de los duros, salió a patear el tablero. "Los estancieros y sus cómplices son la casta más antidemocrática, inmoral, machista, prebenderaria y violenta de la Argentina", apuntó.


"Son muy pocos, pero desmoralizan y dividen al pueblo. Enfrentemos su prepotencia con firmeza, defendamos un país para todos", agregó Grabois en su cuenta oficial de Twitter, en un mensaje que fue replicado por varios referentes del kirchnerismo duro.