https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

A la espera del acuerdo

La tensión social en Estados Unidos no logra impedir el positivismo de los inversores con respecto a la recuperación económica y los índices de renta variable norteamericanos volvieron a experimentar una suba el día de hoy. La reactivación económica que se está dando en los distintos países del mundo se realizó por el momento sin rebrotes importantes del virus por lo que se sigue avanzando en la relajación de las condiciones de aislamiento cada vez más. Sumado a esto, los bancos centrales del mundo siguen reafirmando su compromiso para mantener a la economía funcionando e intentar minimizar el impacto de la pandemia. Todo esto no solo hizo subir a los mercados de Estados Unidos sino que la rueda de hoy se caracterizó por un aumento generalizado en los precios de los índices de renta variable del mundo.
Por otro lado, el oro experimentó una baja menor al 1% mientras que el WTI avanzó más de 3,5% con la expectativa de un posible recorte adicional en la producción de petróleo por parte de la OPEP.
En lo que respecta a la renta variable local, el Merval avanzó un 5,1% y sigue siendo impulsado tanto por las subas en el exterior como por la expectativa de un acuerdo sobre la reestructuración de la deuda. Todos los papeles del panel principal vieron subir sus cotizaciones, pero el sector bancario fue el más beneficiado de la rueda ya que aumentaron entre 7,5% y 12%.

La renta fija local luego de haber visto subir sus precios de manera vertical en los últimos días, experimentó una corrección en alguno de los bonos. Sin embargo, la mayoría de los títulos emitidos bajo legislación extranjera siguieron subiendo pero de una manera más moderada. A pesar del tiempo que pasó desde que se presentó la primer oferta, el optimismo que se generó en las últimas semanas se mantiene y eso se ve reflejado en el precio de los bonos. Si bien todos expresan que las posiciones de los acreedores y la del gobierno se encuentran muy cerca, falta la parte más importante. El gobierno argentino debe realizar una adenda a la oferta presentada en abril que debe materializar todos los rumores que corren por el mercado. Logrando que los principales acreedores acepten la potencial nueva oferta logrará que los inversores minoristas se sumen a la nueva propuesta y podrá seguir con el proceso de reestructurar la deuda que falta.
El Riesgo País retrocedió 1,6% y cerró la rueda en 2.580 puntos y mantiene consistencia con el ambiente local en el cual las expectativas sobre un acuerdo de reeestructuración que logre la adhesión de los principales acreedores del país, se encuentra moviendo a todo el mercado.

El dólar mayorista, que es el único tipo de cambio que el banco central deja que tenga un leve camino ascendente, volvió a aumentar 0,1%. Por otro lado, las medidas tomadas por el BCRA y luego por la CNV se encuentran surtiendo efecto en los tipos de cambio operados mediante la bolsa. El dólar MEP cayó 2,2% y cotiza $106 mientras que el CCL no experimentó movimientos y cerró la rueda en $114. Hay que tener en cuenta que la creencia de un inminente acuerdo entre gobierno y acreedores le quita presión alcista al tipo de cambio y que los picos que alcanzó en los meses anteriores se debieron a la incertidumbre local que se veía magnificada por la coyuntura internacional.




Joaquín Candia
Analista



RAVA