https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Posible autoacuartelamiento Malestar en Prefectura Naval por posibles descuentos salariales de hasta 20 mil pesos

Se trata de rebajas en los recibos de sueldo de mayo del 20 por ciento en concepto de formación profesional. Los prefectos accedieron a estos nuevos montos a través del intranet  y, si bien no se aplicó aún, están en estado de alerta y prometen ir a la Justicia por considerarla “arbitraria”. Policía y Gendarmería no sufrirían modificaciones.

La ley General de la Prefectura Naval Argentina Nro. 18.398, en su artículo 56, establece el “suplemento por título”, que consiste en una remuneración extra por estudios superiores en el instituto universitario de dicho establecimiento. Desde hace más de diez años, los prefectos cobran esta bonificación que hoy se encuentra en disputa.
En ese sentido, según supo REALPOLITIK, en caso de confirmarse esta versión, no solo se reducirían considerablemente los haberes de los integrantes de la fuerza sino que además, a modo de reclamo, estos pasarían a desempeñar su trabajo a reglamento, cubriendo solamente los servicios básicos. Algo similar ocurrió en el año 2014, cuando Prefectura y Gendarmería se acuartelaron y se pararon de manos contra el gobierno de Cristina Kirchner.
Mientras tanto, revuela la disconformidad en el edificio Guardacostas. Las principales autoridades navales afectadas son las categorías “prefectos” y “prefectos generales”, abocados actualmente a los operativos de seguridad ordenados por el ministerio de Seguridad, destinados a contener la propagación del coronavirus. Por su parte, ya presentaron los reclamos administrativos correspondientes que dan cuenta su negativa ante esta quita monetaria. 
LA SUCESIÓN DE HECHOS 
La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, convocó a personal retirado de las fuerzas de seguridad a tareas de prevención por la pandemia. Lo hizo mediante la resolución 51/2020, publicada en el Boletín Oficial, amparada en la legislación vigente que estipula el llamado –al personal retirado- para “prestar servicios cuando se encuentre comprendido en los supuestos desarrollados en dicha normativa”. Los exceptuados a la convocatoria fueron aquellos mayores a 60 años, por pertenecer al grupo de riesgo de COVID-19, y quienes tengan alguna denuncia en su legajo.
Posteriormente, ya en abril, el prefecto nacional naval dictó la reducción de los sueldos, lo que derivó en la solicitud de pase a retiro de más de cincuenta prefectos. Esta decisión se implementó a través de otra disposición interna, dictada por el director general de Recursos Humanos y Desarrollo, el prefecto General Carlos Arturo Barrios Cardozo, apuntado por ser “el mentor” de esta iniciativa, según fuentes de personal marítimo. 
Lo cierto es que, en plena pandemia, se dieron estos movimientos en el seno de la Prefectura Naval, y el impacto negativo en los bolsillos que representa para los prefectos, sin dudas, no pasará por alto. A todo esto, hay que sumarle la preocupación por el personal retirado que también podría verse perjudicado por esta disposición. 
Por último, vale destacar que otro dato no menor son las tensiones en el interior de las fuerzas de seguridad, ya que tanto Policía Federal como Gendarmería Nacional no serían alcanzadas por este recorte.