https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"Nadie se fía de nada ni de nadie. La parálisis es galopante. La reincorporación también será un lastre añadido" - Capital Bolsa

No es una cuestión de salud y de comportamiento social. Es, un también un fenómeno económico que provoca escalofríos. Nadie se fía de nada ni de nadie. Muchos negocios no abrirán nunca. El dinero, miedoso por definición tiene más miedo con las peroratas de los políticos en el Gobierno.
La parálisis es galopante y cuando llegue el momento de reincorporarse al tajo, tras este tiempo largo de confinamiento, los músculos y las ideas estarán agarrotadas. Una cosa conlleva la otra. Hablo con la directora de mi banco. "Si algo puede salir mal, saldrá mal". Una frase conocida, que comienza a instalarse en amplias capas de la sociedad española, asustada por la brutal parálisis económica, ahora que todo apuntaba a un mantenimiento de los avances pasados. Hemos consumidos casi cinco meses del año y España sigue paralizada, como la mujer de Lot. Los devaneos políticos con sus, encuentros y desencuentros, dimes y diretes, réplicas y contrarréplicas, con el gallinero alborotado, enturbian más el horizonte..."
"La parálisis es total ¿Se imaginan un Reino de España paralizado de nuevo sin rescates, ni ayudas, ni bonos especiales, ni gaitas que tocar y escuchar? Hasta ahora, la economía se había comportado mejor que la Bolsa. Este año, pinta catástrofe, salvo una recuperación final en V. El año bisiesto, año siniestro, lleva el estoque en la mano para las Bolsas y la economía, para las empresas y los negocios. Pero puede ser el remate final si el denominado factor político lo contamina todo. Tras los fiascos electorales recientes, con la irrupción fuerte del populismo, nadie se fía de nadie ni de nada...""Los negocios muestran un pulso más perceptible. A muchos empresarios y autónomos las cuentas les cuadran de una u otra manera. Pero el gallinero político nos puede dejar, de nuevo, sin capacidad de respuesta a la crisis, sin margen de maniobra, porque el crédito, que ha comenzado a fluir, puede dejar de hacerlo en un abrir y cerrar de ojos. Un carajal político nos pondría, otra vez, con el aliento de los ricos del Norte de Europa en la nuca de los pobres del Sur..."
"La gente está incómoda y desorientada, salvo esos 20 millones de personas (o más), que viven a expensas del Gobierno..."
"En el banco tenemos ganas de conceder créditos, pero los emprendedores se detienen; los grandes empresarios esperan a ver qué pasa y el dinero sigue en la cuenta corriente. Hay gente que viene al banco y dice que sin políticos España está funcionando mejor. Pero lo dicen en voz baja. Unos y otros, todos somos conscientes de la inseguridad jurídica, impropia de un país como el nuestro. Los que ganan expulsan de sus puestos a los que pierden. Los que toman el mando cambian leyes, y hacen bueno aquello de donde dijeron digo ahora digo yo Diego. Por eso, la parálisis es cada vez más clara..."
"Esperemos que pronto se descubra una vacuna contra la pandemia. Sería bueno para la salud, para el estado de ánimo, para el cambio de sentimiento..."