https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw


Los bonos argentinos extendieron un repunte después de que los grupos de acreedores más grandes del país presentaran nuevas propuestas de reestructuración de deuda, lo que está avivando la especulación de que las partes podrían estar más cerca de llegar a un acuerdo.
Los valores extranjeros por US$4.500 millones con vencimiento el próximo año avanzaron por décimo día consecutivo, llevando su alza a 40% en ese lapso. Las notas sumaron 1,4 centavos el lunes por la mañana a 39,6 centavos por dólar.
Argentina y sus acreedores pretenden alcanzar un acuerdo sobre la reestructuración de US$65.000 millones antes del 22 de mayo, cuando vencen los períodos de gracia por US$500 millones en pagos de intereses incumplidos. Ese plazo parece estar fuera de alcance, pero incluso señales de un importante avance en un acuerdo probablemente evitarán que los inversores lleven a Argentina inmediatamente a tribunales por incumplimiento.
“¿Ajustará el Gobierno su posición lo suficiente como para cerrar un trato esta semana? Quizás”, dijo Diego Ferro, fundador de M2M Capital, en Nueva York: “Pero si no lo hacen, aunque técnicamente es un default, no importará. No hay nada de malo en que esta negociación continúe hasta la próxima semana, ya que es extremadamente improbable que los acreedores tomen medidas legales mientras las conversaciones están en curso”.
El último motivo de optimismo se conoció el viernes cuando otros grupos de acreedores entregaron nuevas propuestas. Una provino de un comité encabezado por BlackRock Inc. que también incluye a Ashmore Group Plc y Fidelity Investments. La otra era un plan conjunto de dos grupos que incluyen al Comité de Acreedores de Argentina, Fintech Advisory, Gramercy Funds Management y Exchange Bondholder Group.
Los bonistas habían rechazado antes la propuesta inicial de Argentina, presentada a mediados de abril. El país pidió a los acreedores una moratoria de tres años para los pagos de bonos, un fuerte recorte en los intereses y una reducción de 5.4% en el capital de los bonos.
Si bien las dos contrapropuestas indican que todavía hay una brecha en lo que buscan los grupos acreedores, también muestran que al menos las negociaciones continúan. El Gobierno dijo en un comunicado que recibió las nuevas propuestas, sin entregar detalles de su contenido.
Ambas contraofertas piden mejores condiciones para los tenedores de bonos que las que está ofreciendo Argentina. El plan del grupo encabezado por BlackRock busca una reducción más pequeña, según las personas con conocimiento de las propuestas que pidieron no ser identificadas debido a que se trata de asuntos confidenciales.
El Gobierno del presidente Alberto Fernández busca un alivio de la deuda de US$40.000 millones, con el argumento de que Argentina no puede pagar el total de la deuda mientras su déficit presupuestario y la inflación se disparan y la pandemia de COVID-19 agrava una recesión que comenzó hace dos años.
“Esperemos que Argentina sea un modelo de cómo se puede hacer esto con buena voluntad, donde ambas partes se vayan diciendo ‘nos habría gustado que esto no hubiera ocurrido, pero tenemos que vivir con la realidad, no en un mundo ficticio’”, dijo en una entrevista en Bloomberg Television Joseph Stiglitz, economista de la Universidad de Columbia.

©2020 Bloomberg L.P.