https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Inversores prudentes

Los mercados norteamericanos cotizaron en terreno negativo con caídas que fueron de hasta 2,5%. La prudencia sigue dominando la escena luego de que el presidente de la FED haya expresado en el Senado de Estados Unidos que tanto la Reserva Federal como el Congreso tendrán que seguir tomando medidas activas para apoyar a la economía de su país. Sumado a esto, anticipó que el desempleo seguirá aumentando mientras se retrasa la recuperación económica. En la misma comparecencia, habló el Secretario del Tesoro norteamericano quien anticipó que se espera que la economía comience a mejorar durante el tercer y cuarto trimestre del corriente año a medida que se vayan relajando las condiciones de aislamiento y, por lo tanto, la imposibilidad de las empresas de retomar su actividad. Sumado a esto, aseguró que el tesoro se encuentra preparado para efectuar rescates a empresas y asumir las pérdidas por ellos. Estas declaraciones que fueron más positivas que negativas no lograron encaminar al mercado al alza, mientras que los inversores se encuentran con la duda de si lo peor ya pasó o si está por venir.
El mercado local corrigió luego de varias jornadas de aumento. El Merval bajó 1,8% y COME fue el único papel que destacó al alza ya que subió 7,4% debido a que se aprobó un pago de dividendos en acciones y en efectivo.

Luego de varios días de gran optimismo que impulsaron los precios de los bonos, finalmente llegó la corrección. No hubo noticias significativas que sigan presionando al alza a los bonos. Además, el Ministro de Economía expresó que las negociaciones pueden extenderse más allá del 22 de mayo, aunque destacó el diálogo fluido con los acreedores.
De todas formas, los bonos soberanos solamente devolvieron una parte de la suba de la semana pasada por lo que se encuentran operando a paridades más altas que las vistas antes de que el buen humor sobre el proceso que atraviesa el país empiece a primar entre los inversores.
Por otro lado, la renta fija emitida en moneda local operó de manera mixta mientras que el gobierno licitó nuevos instrumentos (3 letras y un bono) con el objetivo de seguir normalizando la curva en pesos y absorber fondos del mercado para seguir luchando contra la pandemia.

El dólar se mantiene consistente con la percepción de un arreglo cercano en lo que respecta a la reestructuración de la deuda. Es por esto que los tipos de cambio operados mediante la bolsa se encuentran en un sendero descendente, por lo menos mientras no haya noticias poco alentadoras sobre la deuda. El MEP retrocedió 1,1%, mientras que el CCL lo hizo en un 0,3%. Estos tipos de cambio cerraron la jornada en $114,22 y $118,38 respectivamente.
El Riesgo País aumentó reflejando la corrección en los bonos que moderó el optimismo del inversor. La medición para argentina se encuentra en 2.785 puntos, lo que representa un aumento del 3,4% con respecto al día de ayer.

Al parecer la cantidad de medidas tomadas por los gobiernos y entidades monetarias no fueron suficientes. Según las autoridades no hay que cantar victoria, ya que hay que seguir de cerca el desarrollo de la pandemia y sus consecuencias para poder continuar respondiendo según la situación lo requiera. En el plano local, los inversores siguen esperando definiciones y que se alarguen las negociaciones no ayuda a aclarar el panorama. Por lo tanto, se va a seguir viendo volatilidad y cada vez más nos acercamos a un escenario binario en donde habría un gran alivio si la situación se resuelve favorablemente, mientras que nuevamente habrá un gran castigo a los activos argentinos en caso de no llegar a un acuerdo, lo que implicaría la posibilidad de enfrentar juicios.



Joaquín Candia
Analista

RAVA