https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Esperando el anuncio

Los índices norteamericanos cerraron la jornada a la baja a excepción del Rusell 200. Sin embargo las variaciones en las cotizaciones del día de hoy se mantuvieron dentro del rango +/- 1%. La baja ocurrió ya que el Secretario del Tesoro de Estados Unidos hizo pública su creencia de que la economía de Estados Unidos tocará fondo en el segundo trimestre y a pesar de que haya aclarado que la recuperación comenzará en el tercer trimestre y un gran aumento en el cuarto no alcanzó para impulsar a los inversores a seguir comprando. Esto se debe a que se creía que la recuperación estaba por comenzar mientras que estos comentarios explican que todavía la economía no encontró su piso. Sumado a las declaraciones, el día de hoy se conoció que 2,4 millones de personas pidieron un subsidio por desempleo en la última semana, este número estuvo levemente por encima de las estimaciones pero se encuentra muy por debajo de las 6 millones de personas que solicitaron el subsidio a fines de marzo. Estas dos situaciones hicieron que los mercados no puedan seguir creciendo ya que agregan más incertidumbre a la escena.
En lo que respecta al mercado local, el Merval avanzó 4% y se desligó de la caída en Estados Unidos. La gran mayoría de los activos que componen el panel principal vieron subir sus cotizaciones hasta 7% mientras que solamente BYMA, fue la que cayó el día de hoy anotando una baja de 1,3%.

Los bonos soberanos cotizaron mayormente al alza luego de haber corregido dos días seguidos. Igualmente los movimientos en los precios están lejos de ser los que se vieron días atrás cuando se conocieron las nuevas ofertas. El día de mañana vence el plazo para aceptar la oferta y tambíen es el día en que si el país no paga los vencimientos de los bonos globales entra en default. Sin embargo ya es de público conocimiento que se prorrogarán las negociaciones mientras que no se pagarán los intereses correspondientes. Esta situación no debería generar grandes complicaciones ya que la situación de fondo es alentadora dado que solamente falta pulir algunos detalles para cerrar el acuerdo. Sin embargo este escenario puede llegar a sumar algo de volatilidad al precio de los bonos debido a que cualquier tenedor de los bonos en default podría llevar a cabo algún tipo de reclamo ante la justicia lo que generaría tensión en el precio de los títulos aunque el contexto general se vería sin modificaciones.
El Riesgo País marcó 2.795 puntos luego de un aumento del 0,5% que para lo que está acostumbrado el país es un aumento depreciable. La medición se mantiene relativamente estable debido a la expectativa de los inversores con respecto a la reestructuración de la deuda.

Frente a la relativa calma que experimenta el país en lo que respecta a su proceso de negociación con los acreedores, el tipo de cambio experimentó una baja importante luego de las noticias alentadoras de la semana pasada que se sigue viendo en estos días. Al bajar la incertidumbre la presión alcista sobre el tipo de cambio cesó. Es por esto que el MEP retrocedió 0,4% y cerró la jornada en $114,37 mientras que el CCL bajó un 1,7% y se encuentra cotizando en $117,42.

Los inversores locales deben aprovechar este período de leve calma para repensar sus próximos pasos, deben evaluar escenarios y asignarles probabilidades. Cada vez estamos más cerca de un evento binario que puede generar reacciones muy distintas en el mercado y por lo tanto hay que estar preparado. Todo indica que el problema se resolverá de manera satisfactoria pero si algo saben los inversores de Argentina es que todo puede pasar y que no hay que dar nada por sentado.




Joaquín Candia
Analista

RAVA