https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El hambre hace saltar por los aires la tregua social en Chile

Patrullas de soldados y policías en las calles de Santiago de Chile tras el rebrote de las protestas antigubernamentales que se registró el lunes en un municipio de la periferia sur de la ciudad y que fue secundado con caceraladas en otros barrios de la capital. La grave crisis económica que acompaña a la pandemia en su inexorable propagación por el planeta ha hecho saltar en mil pedazos la tregua social existente en Chile desde la instauración de los primeros confinamientos y cuarentenas sectoriales, ahora general en Santiago. "La crispación", afirman "no es por el por el encierro, sino por el hambre que provoca":
"El Gobierno se supone que le iba a dar una caja de mercadería a las personas, hizo un anuncio importante en la televisión de lo cual no ha llegado ninguna de esas cajas a sus casas, entonces debido a eso la gente está haciendo este tipo de disturbios", explica Mónica Sepúlveda, guardia de seguridad en paro.
"No tienen trabajo, los tienen encerrados en la casa, no pueden salir a buscar su vida, con esto están obligando que el chileno, el obrero, salga a robar", añado Jorge, un carpintero sexagenario también desempleado.
La pandemia de la COVID-19 ha dejado más de 500 muertos y unos 50.000 infectados en Chile, que tiene los hospitales de la capital al borde del colapso y está trasladando enfermos a otras regiones del país.
El daño también es considerable en su vertiente económica: el coronavirus ha destruido medio millón de puestos de trabajo. El presidente conservador, Sebastián Piñera, ha afirmado que distribuirá 2,5 millones de canastas de ayuda con alimentos y productos de limpieza para las familias más afectadas por una crisis que, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) puede provocar un incremento de cerca del 40% en el índice de pobreza, que podría pasar del 9,8% al 13,7% a lo largo del año.
Además de la canasta, el Gobierno se ha comprometido a entregar un subsidio de hasta 80 dólares a quienes tenían un empleo informal y lo han perdido, quedándose sin recursos para subsistir. Se estima que hay 2,6 millones de empleos "informales" en Chile.
Pero la ayuda gubernamental, que se distribuirá al final de la semana y principios de la que viene, llega demasiado tarde. Muchos de los que protestan lo hacen por llevan semanas pasando hambre.




euronews