https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Corrientes: 23 internos infectados y otra vez la represión policial en la unidad 1

Los reclamos de los detenidos comenzaron durante la tarde de ayer, tras conocerse nuevos positivos. Exigen traslados a un lugar con mejores condiciones, hisopado para los reclusos y el cumplimiento de la cuarentena por parte de los penitenciarios. Se registraron disparos en el interior de la cárcel: no hubo que lamentar muertes pero sí heridos.

El antecedente inmediato es el asesinato del interno José María Candia (22) a manos de las fuerzas de seguridad del penal correntino. Aquel 21 de abril, ante la confirmación del primer caso con COVID-19 (un guardiacárcel que mantuvo contacto estrecho con los privados de su libertad), se iniciaron las protestas por el otorgamiento de prisiones domiciliarias, lo que devino en el enfrentamiento con los agentes penitenciarios.
Después de tres semanas, se reavivaron los reclamos tras la aparición del primer detenido positivo con el virus (el jueves pasado). Pero la situación terminó de explotar ayer, luego de confirmarse 23 presos infectados que estaban en el mismo pabellón que el caso cero de los internos. Cabe señalar que los nuevos contagiados se dieron sobre un total de 80 personas testeadas, lo que representa más de un 25 por ciento y evidencia las condiciones de hacinamiento.
En este sentido, la integrante de la comisión del Comité contra la Tortura provincial, Hilda Presman, dialogó con REALPOLTIK para dar cuenta su versión de los hechos. “La unidad penal Nro. 1 viene siendo foco de represiones desde el inicio de la cuarentena por pedidos de beneficios procesales ante la pandemia”, manifestó. En tanto, aclaró que a los penitenciarios “les levantaron el aislamiento para que vayan a reprimir y después aparecieron más casos de agentes infectados”.
En cuanto al primer detenido contagiado, contó que “lo aislaron y se lo llevaron a un centro de educación física”, mientras que les realizaron hisopados a todos sus compañeros de pabellón. Finalmente, este domingo se comprobaron los nuevos casos, quienes fueron separados -dentro de la misma unidad- en un sector educativo que está sin actividad, pero “no tienen camas, colchones, médicos, y cuenta con un solo baño”, aseguró la dirigente de los derechos humanos.
En este marco, tuvo lugar la protesta de ayer para que sean derivados al centro de educación física o al hospital de Campaña, que “tienen mejores condiciones higiénicas y sanitarias”, indicó Presman. Además, piden “testeos para todos los reclusos” y que los penitenciaros respeten la cuarentena porque “van y vienen en los cambios de guardia, sin cumplir los catorce días de aislamiento”, agregó.
Por último, cabe mencionar que los grupos especiales de la Policía de Corrientes arribaron a la unidad Nro. 1 llegada la noche (aproximadamente 19.30) tras la advertencia de un preso que amenazó con tirarse desde una de las torres del penal, donde se había subido. Posteriormente desistió, aunque la orden a las fuerzas de seguridad para disparar, ya estaba dada. La situación terminó siendo controlada y no hubo fallecidos ni heridos de gravedad.