https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cae la economía y sube la bolsa

Los índices de Estados Unidos comenzaron el último día de la semana en terreno negativo luego de que se conozca que las ventas minoristas hayan caído un 16,4% en abril siendo la medición superior a lo estimado por los analistas. Sumado a esto, también la producción industrial de dicho país experimentó una caída récord de 13,7% marcando un retroceso histórico. Por otro lado, el gobierno norteamericano estaría evaluando medidas que perjudicarían a la empresa China Huawei por lo que la tensión entre China y Estados Unidos podría seguir aumentando con riesgo de llegar nuevamente a una guerra comercial. Sin embargo por la tarde el presidente Donald Trump dio una conferencia de prensa en la que dijo que con una vacuna o sin una se reactivará la economía de su país y que se encuentran en proceso de hacerlo. Además destacó que se encuentra trabajando con varios países en el desarrollo de una vacuna y espera que la misma se desarrolle para fin del 2020.
Los mercados europeos cerraron la jornada en verde a pesar de los malos datos macroeconómicos de algunos países puntuales como Alemania, España y Portugal que registraron fuertes caídas en sus PBI. También el producto de la Eurozona cayó 3,8% en el primer trimestre de este año. SIn embargo, la relativa contención del virus a pesar de la relajación en las condiciones de aislamiento mantienen positivos a los inversores.
El Merval por su parte también subió, la gran mayoría de los papeles del panel principal operaron al alza siendo BYMA con un 5,5% de alza la más beneficiada de la jornada. Solamente BMA, PAMP, GGAL, CVH y BBAR cayeron el día de hoy. El volumen operado en renta variable de acciones locales fue similar al de los CEDEARS. Estos últimos volvieron al centro de la escena ya que entre las ventajas que dan se podría nombrar que permiten al inversor proteger su capital de las variaciones del tipo de cambio, emulan el comportamiento del activo de referencia y se compran y venden en pesos.

En lo que respecta a la renta fija, aún sin noticias oficiales sobre una nueva oferta o sobre algún arreglo entre el gobierno y los acreedores, los bonos soberanos en dólares vieron subir sus cotizaciones hasta 11,2%. Las subas más grandes se vieron en los bonos Discount (tanto ley local como extranjera) lo que podría dar alguna pista de un posible acercamiento entre las partes. Sin embargo, las negociaciones se mantienen por fuera de la esfera pública por lo que los inversores se encuentran esperando una comunicación formal de cualquiera de las dos partes. Por otro lado, la deuda denominada en moneda local cotizó de manera mixta mientras que el gobierno realizó una operación de canje de LETES y AF20 por una canasta de activos en pesos ajustados por CER y si bien no se encuentran disponibles los resultados, el canje pasado de los mismos instrumentos fue considerado exitoso.

El tipo de cambio mayorista avanzó toda la semana y cerró la jornada en $67,73 gracias a su aumento del 0,1% que ya tiene acostumbrado al mercado. El MEP y el CCL volvieron a retroceder, el movimiento del día de hoy fue de 1,2% para el MEP que cerró en $117,95 mientras que el CCL cayó el mismo porcentaje que el MEP y cotiza $121,32. Sin embargo, estos tipos de cambio aumentaron 5% y 5,8% respectivamente en lo transcurrido de mayo.
Por su parte, el Riesgo País cayó bruscamente un 6,6% y rompió la barrera de los 3.000 puntos para llegar a medir 2.842 puntos en el cierre de la semana. Cabe destacar que el buen humor de los últimos días de los inversores en lo que respecta al proceso de reestructuración de deuda hizo que baje la medición pero posteriores rumores poco alentadores pueden generar presión al alza en los días venideros. Mientras que si el positivismo continua o haya un acercamiento formal entre las partes, el Riesgo País se mantendría estable o podría seguir bajando.

Los datos macroeconómicos siguen siendo negativos y en algunos casos peores de lo que se esperaba. Sin embargo, los mercados siguen subiendo o por lo menos lo que abre el interrogante para los inversores acerca de si el mercado ya tenía todo descontado, cosa que parecería rara ya que las mediciones tienen desvíos sobre las previsiones. La otra posible respuesta es que los inversores no quieren aceptar que es hora de asumir los costos del bull market experimentado hasta hace meses y sigan empujando a las acciones al alza mientra cada vez se disocian más de la economía real.




Joaquín Candia
Analista

RAVA