https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Boudou asesora a La Rioja en un plan para absorber las deudas de los empleados públicos

El gobernador Quintela anunció que "comprará" la deuda a los privados y las cobrará con tasas "muy blandas".

A poco más de un mes de haber sido beneficiado con la prisión domiciliaria, Amado Boudou vuelve a acercarse a la función pública con su "asesoramiento" al gobierno de La Rioja con un polémico plan para absorber las deudas de los trabajadores estatales.

La novedad fue revelada por el gobernador Ricardo Quintela y causó gran revuelo en La Rioja, lo que obligó a la administración provincial a negar que el ex vicepresidente cumpla o vaya cumplir alguna función formal en el gobierno. Boudou fue inhabilitado por la justicia para ejercer cargos públicos.

"Estuvimos participando en una teleconferencia con el compañero Amado Boudou. Le pedimos su asesoramiento para un temita particular que es que queremos desendeudar al sector público", dijo Quintela, dando lugar a las especulaciones y las críticas de la oposición.El gobernador de La Rioja lamentó el cierre de cabarets


"Me dijo 'vas a ir a la vanguardia y vas a hacer algo que nunca se hizo'", destacó el mandatario riojano. "Tengo un aprecio especial por él, nos ayudó muchísimo cuando estuvo en la Anses. Le tengo un gran agradecimiento y me emocionó verlo bien, siempre con esa sonrisa y esa actitud positiva", agregó Quintela en diálogo con radio AM 530.
Más allá de la polémica por el rol de Boudou, también causó asombro el plan de Quintela para desendeudar a los empleados públicos con fondos provinciales.

"Tienen comprometidos sus salarios en financieras encubiertas como Garbarino, Musimundo, Cetrocard, Tarjeta Naranja y otras, que financian la compra de los productos que ellos venden", explicó el riojano. La idea, continuó Quintela, es pagar esas deudas "con el Banco de La Rioja que, como banco promotor, fue puesto a disposición del desarrollo y el crecimiento de la provincia, y también lo queremos poner como promotor del desendeudamiento del sector público".

"Esto lo podemos hacer sin perder plata, el banco no va a perder plata. Vamos a llamar a Garbarino, por decir un nombre, y le vamos a decir: usted tiene 10.000 clientes acá y éstos le deben 10.000 pesos con intereses. Nosotros le ofreceremos 5.000, 6.000 ó 7.000 pesos de contado. Esto lo haremos para que se ordenen nuestros empleados públicos, que por lo menos por 6 meses puedan administrar en forma más eficiente su propia plata", detalló Quintela.


"Lo haremos con las utilidades que tiene la Provincia. Queremos comprar la deuda que tienen los trabajadores y darles un crédito a ellos con una tasa muy muy blanda", completó.