EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los primeros interrogantes de la propuesta argentina a bonistas y por qué será dura la negociación

Finalmente, el Gobierno publicó los detalles de la oferta para los bonistas internacionales. La propuesta aún no fue aprobada por la SEC (el ente regulador del mercado de capitales de Estados Unidos) y por eso el país lanzó un "press release" sin la firma de los abogados (Cleary Gottlieb Steen & Hamilton) ni los bancos asesores (Lazard, HSBC y Bank of America).
Más allá de ese tecnicismo, lo que primero llamó la atención a los especialistas en reestructuraciones de deuda es que el país no devengará intereses (no capitaliza) hasta el 2022. O sea, desde que se emitan los bonos y hasta el 15 de noviembre del 2022 el pago a los acreedores es cero.
Para peor, recién empiezan a cobrar "algo" a partir del 2023 (cuando finaliza el período de gracia). De alguna manera, Martín Guzmán le está proponiendo a los tenedores de deuda que el valor del tiempo en el dinero que el país le debe se esfume. Una audacia del académico de la Universidad de Columbia.
"Acá tenés una diferencia entre lo que quiere el mercado y lo que quiere el Gobierno en más de 10 dólares en valor presente. O sea, para el mercado esto vale entre 35 y 40 dólares por cada 100 que se les debe tomando una tasa de descuento del 11%; mientras que para Guzmán esto vale 50 porque toman una tasa del 7%. La diferencia no es menor", decían un ex negociador de la deuda, afilando el lápiz después de leer la presentación argentina.
"Tenés una diferencia para arrancar. Además, la estructura de que no recibas un pago ni devenga intereses por dos años es muy duro para los acreedores. Creo que si no hay voluntad de negociación no habrá acuerdo", disparó.

-Se emiten 5 nuevos bonos en dólares y 5 en euros, con tasas crecientes hasta 4,87% para los más largos.¿Cuáles son las otras claves de la presentación que hizo el Gobierno el viernes por la noche? Las siguientes:
-Los bonos Discount (del canje del 2005 y 2010) se canjean por otros títulos al 2039, mientras que los Pares van ser canjeados por instrumentos al 2036.
-De los "bonos Macri" van a tener prioridad los cortos y medianos que irán al 2030 y 2036 (pero habrá un prorrateo), y lo que no entre ahí irá al 2047.
-Entre la fecha de emisión de los nuevos bonos y el 15 de noviembre del 2022 no hay intereses ni nada. Y después de esa fecha empieza a capitalizar las tasas.

De todas formas, ya empezará a aparecer distintos research de bancos de inversión valuando la oferta. Todas aparecerán el lunes, ya que en Wall Street nadie afinará los cálculos el fin de semana.-Falta un dato importante como el factor de prorrateo de los "bonos Macri" y como elegirán el factor de prioridad que dice en el prospecto.
Por lo pronto, la propuesta es agresiva y habrá que negociar. Javier Timerman, un financista que conoce Wall Street hace más de 30 años y titular de AdCap, deslizó una frase que bien podría resumir el estado de situación entre los inversores y la Argentina: "Los bonistas también son seres humanos. Hace unos pocos años atrás les decían que Argentina se encaminaba a ser grado de inversión y ahora le decimos que no podemos pagar nada".
De ahí que parte de la negociación deberá pasar por entender que necesitan los inversores y que programa económico el Gobierno les puede prometer. Por ahora, solo hay números y una oferta a ser valuada. Pero, para acercar posiciones, Guzmán debería explicar cómo hará para que el país crezca después de que pase la histórica pandemia del coronavirus.
"Querer forzar pagos de deuda insostenible significaría una carga aún mayor. Significaría condenar a millones más a la pobreza, al desempleo, a la pérdida de oportunidades y sueños. Necesitamos un alivio que nos permita crecer y así poder pagar. Tomaremos un compromiso que podamos cumplir", dijo el jueves Guzmán. Ahora llega el momento de ver cuál es el margen de negociación.



iprofesional