https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La relación entre Estados Unidos y China se dirige hacia un verdadero colapso | | CapitalBolsa

La gente quiere un chivo expiatorio para el dolor que está produciendo el Covis-19 y, al menos en los Estados Unidos, será China. Los mensajes en los medios de Estados Unidos ya se encaminan en ese sentido. Y no solo la televisión. El sábado, Trump advirtió a China que debería enfrentarse a consecuencias si fuera "conscientemente responsable" de la pandemia.
"Podría haberse detenido en China antes de que comenzara y no fue así, y todo el mundo está sufriendo por eso", dijo Trump.
Incluso insinuó una conspiración más grande. Preguntó si el coronavirus fue "un error que se salió de control o se hizo deliberadamente".
El sábado, el senador Lindsey Graham también planteó la idea de sanciones y el incumplimiento de la deuda con China:
"La cancelación de la deuda es algo que podríamos hacer. Saben que China es el mayor patrocinador estatal de pandemias en el mundo. Irán es el mayor patrocinador estatal del terrorismo. Hemos sancionado a Irán por propagar el terrorismo. Debemos sancionar el infierno de China por la propagación de pandemias".
Olvídese del virus en sí, la implosión de la relación entre Estados Unidos y China por sí sola vale un -20% desde los máximos históricos en el S&P 500 y al menos 10 puntos porcentuales en el crecimiento global a lo largo del tiempo.