https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La injustificable fortuna de Bárbara, la hija de 32 años de Alejandro Granados

Con sólo 32 años y ningún otro logro que una cuenta en Instagram con pocos seguidores, la única mujer del clan Granados tiene una flota de autos, varios cheques sin fondos y hasta su propio hotel 5 estrellas de nueve pisos.

La historia familiar del intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, es un ejemplo del constante ir y venir de la vida política y la posibilidad, siempre latente, de acumular grandes fortunas de la noche a la mañana. Tan extraña es su carrera que pasó de estar involucrado en un célebre robo de árboles en los bosques de su localidad a ser ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, durante la gestión de Daniel Scioli.
Hoy, a raíz de la pandemia, Gastón Granados, hijo del jefe comunal y jefe de Gabinete, asumió la intendencia interina de Ezeiza, mientras su padre se llamó a una estricta cuarentena gracias a un pedido de licencia. La familia gestiona la comuna con ayuda de su madre, la ex diputada nacional y ahora presidenta del Concejo Deliberante local, Dulce Granados. Mientras tanto, su otro hermano, Alejandro (h) también participa activamente de la política: su paso más notorio ocurrió cuando le tocó encabezar la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).
Como buen jefe de clan, Alejandro Granados también supo acomodar económicanente a toda su familia. Su mujer, que se hace llamar Dulce pero su verdadero nombre es Isabel Beatriz Vizconti, tiene su propio equipo de polo: La Dulcina Polo Team, un sociedad anónima que se ha visto envuelta en polémicos negocios.

La afortunada familia Granados.
Alejandro (h) heredó de su madre la pasión por los caballos de polo. Se compró su propio equipo de polo y organizó un torneo con el nombre de su padre. Gastón, su hermano y también hijo del polémico intendente, fue presidente del club Tristán Suárez, el mismo que amparaba a Fernando “Nando” Chacón, conocido como el Pablo Escobar del conurbano.
Con la supuesta protección de las autoridades del club del hijo del intendente, Chacón manejaba el menudeo de drogas en Ezeiza a través de un call center. Cuando cayó luego de un allanamiento de la fiscal Vanesa González, se le incautó cocaína, marihuana, ocho armas de guerra, municiones, balanzas y dinero.

En la primera pantalla, Bárbara habla de sus empresas. En la segunda, de las cuentas de Instagram que maneja.
Su hija Bárbara es, tal vez, la que se lleve el mayor premio de los hijos del poder. Sin ninguna habilidad o conocimiento aparente, con tan sólo 32 años ya tiene su propia flota de vehículos. Una camioneta Volkswagen Tiguan, dos Peugeot 207, y una Honda HR-V, todos para ella sola. Los compró, increíblemente, mientras viajaba por el mundo con un único salario de 40 mil pesos.


Con apenas 32, Bárbara ya recorrió el mundo.
A pesar de su discreto sueldo, gastó unos 264 mil pesos con su tarjeta de crédito del HSBC y debe unos 363 mil al sistema bancario. Con la empresa que le armó su papá, Gradados Hermanos SRL, tomó créditos por más de 8 millones de pesos y presentó un cheque sin fondos por 50 mil pesos antes de irse de viaje a París, Nueva York y Ámsterdam. Curiosos, los propios vecinos de Ezeiza le preguntaron a qué se dedica. En su cuenta de Instagram, la más chica del clan Granados respondió con soltura que, a pesar de ser abogada, no oficia como tal, pero tiene un hotel, un restaurante y “maneja” el club de hockey Tristán Suárez, aunque le gustaría dedicarse a la fotografía y el arte.
Desde su arribo a Tristán Suárez, el club imitó su conducta y entregó otros siete cheques sin cargo por un total de 167 mil pesos. “Lala”, como se hace llamar la más pequeña del clan Granados, es además pareja de Agustín Bugallo, jugador de Los Leones, el equipo de la selección argentina de hockey. En estos momentos, ambos pasan la cuarentena en Ámsterdam.
El regalo más curioso que recibió “Lala” Granados fue un hotel cinco estrellas que fue construido durante la primera intendencia de su padre a la fuerza, a pesar de que existía una ordenanza que prohibía la construcción en toda la zona donde está enclavado por considerarse un espacio protegido. Nuevamente, la pequeña cuyo mayor logro fue el montar una cuenta de Instagram se llevó un regalo de 18 millones de pesos, que tiene nueve pisos aunque la ley de la zona solo permite tres y hasta le realizaron ampliaciones.
Un detallado pantallazo de la ostentosa cuenta de "Lala".
Con los grotescos condimentos de corrupción, crimen, drogas y dinero de las tramas del poder y la política, Bárbara Granados se forjó a sí misma una vida tan burda como llamativa. Hoteles cinco estrellas, clubes de hockey, escándalos de drogas y estafas a través de cheques sin fondos, hasta su propia flota de autos, para una pequeña de 32 años cuyo logro personal más importante, según sus propias publicaciones, fue irse de shopping a Estados Unidos. 

  • "Lala" Granados y una vida tan injustificable como envidiable.