https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Esta será la letra que marque el rumbo de los mercados en los próximos meses: W

“Hoy toca recoger beneficios”, es una de las afirmaciones que más hemos escuchado en la sesión de hoy. Una afirmación que aparte de reflejar la obviedad de los descensos que se han producido, sugiere que tras estas caídas la tendencia alcista debería reanudarse. No lo creemos así, y explicaremos por qué.

Como hemos señalado en jornadas anteriores, creemos que las alzas que hemos visto en las bolsas mundiales desde los mínimos alcanzados a mediados del pasado marzo, encajan perfectamente con patrones de rebotes alcistas dentro de estructuras bajistas mayores. El volumen de contratación, el tipo de valores que han presentado los mayores ascensos, las estructuras técnicas y los indicadores de momento, los indicadores de acumulación/distribución, son señales, entre otras, que sugieren que tras el rebote debería iniciarse una nueva onda bajista al menos hasta los mínimos anteriores.
Este escenario bajista mayor coincide con el escenario fundamental. Vamos a dar dos ejemplos de la jornada de hoy, uno desde el punto de vista microeconómico, y otro desde el punto de vista macro:
  • Resultados empresariales claramente por debajo del trimestre anterior y por debajo también de las previsiones, que ya de por sí eran bajas. Por ejemplo: BoA Merrill Lynch ha publicado hoy un BPA de 40 centavos para el primer trimestre, frente 70 centavos de hace un año y 49 centavos esperados.
  • Datos macroeconómicos que muestran un crash económico no visto con anterioridad. Hoy se han publicado, por ejemplo: Datos deflacionistas en Europa, ventas minoristas en EE.UU. que han mostrado una caída del 8,7% en marzo, datos sector manufacturero a nivel global que muestran una recesión no vista con anterioridad. El consumo en España habría caído cerca del 60% en las últimas semanas.
Y no es solo que los datos empresariales o económicos muestren un deterioro sin parangón, a esto hay que añadir que el nivel de incertidumbre tampoco se recuerda con anterioridad.
La crisis actual es de tal naturaleza, que toda previsión es inútil. El factor determinante de la crisis económica/financiera/bursátil, es la pandemia por coronavirus. Bien, pues esto de por sí genera muchas interrogantes: ¿Cuándo se empezará a controlar la pandemia? Algunas proyecciones hablan de un pico de contagios este mes de abril, una caída sustancial de nuevos casos en los meses de junio y julio, y un nuevo brote en octubre. La vacuna no estaría disponible hasta el año que viene.

Y la pregunta definitiva en relación con el mercado: ¿Es este el escenario que correspondería con unos mercados de valores que sufren una primera oleada bajista, pero que rápidamente desarrollan un suelo y comienzan a recuperar todo lo perdido? Nosotros creemos que no, y la historia apoya esta opinión.Más preguntas: ¿Tendrán éxito los medicamentos que se están analizando para tratar la enfermedad? ¿cuándo se relajarán las medidas de distanciamiento y bloqueo económico? Y aunque se relajen, aunque los números de nuevos casos caigan drásticamente, y los medicamentos se muestren efectivos a la hora de paliar los efectos del Covid-19, ¿cuánto tiempo tardaremos en recuperar nuestros hábitos normales de consumo? Me temo que bastante.
Normalmente este tipo de escenarios suelen formar suelos en bolsa del tipo “W”, es decir, un primer mínimo, un rebote fuerte a continuación, y una vuelta a mínimos o por debajo. Posteriormente, el suelo se desarrolla en un periodo largo de tiempo, lo que da tiempo a que la macro y la micro se recupere, y que los inversores vuelvan a recuperar la confianza.
Eso es lo que esperamos para las bolsas mundiales en los próximos meses. Esa “W”.



capitalbolsa