https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En 2015, la RAI manifestó su preocupación por un coronavirus creado “artificialmente”

Ocurrió en un programa de televisión italiana, en el que aseguran que científicos chinos idearon un “súper virus pulmonar” en murciélagos y ratones. Ya, en aquel entonces, se preguntaban si por motivos científicos valía la pena poner en riesgo las vidas humanas.

“Es sólo un experimento, sí, pero preocupa”, comenta el conductor del programa especializado en información científica de la televisión pública italiana RAI 3. Lo cierto es que el informe, breve y conciso, da cuenta del peligro que suponía -en esos momentos- poner en circulación una especie que podría causar un síndrome respiratorio en los seres humanos.

El extracto del programa en el que se hace mención al coronavirus de laboratorio comienza en el minuto 4:55.
El fragmento televisivo comienza explicando en qué consistía el “avance científico” de los investigadores chinos, que crearon un “organismo artificial”, producto de inyectar una proteína procedente de un coronavirus de murciélago a un virus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS), provocando una pulmonía aguda de ratones, no mortal.
Cabe destacar que el SARS surgió en China y fue la primera epidemia global del siglo XXI (2002), lo que provocó 8 mil infecciones y 800 muertes en los 26 países donde se propagó el virus. Otro dato no menor es la similitud que tiene con el COVID-19, caracterizado por “una identidad del 86 por ciento en sus genomas”, según señalan los expertos en epidemiología, aunque destacaron que difieren por su período de infección, la capacidad de transmisión, la gravedad clínica y el alcance de la propagación en la comunidad.
En el informe también resaltan que “el experimento confirmó que la molécula permite al coronavirus atacar a las células respiratorias humanas” y que el contagio se puede producir “directamente desde el murciélago, sin pasar por una especie intermedia como el ratón”. En este sentido, afirman que esta particularidad “generó mucha polémica”.
Sobre los cuestionamientos allá por 2015, la televisión italiana menciona las diferentes posturas de la comunidad científica: una que sostenía que la probabilidad de que el virus pase a nuestra especie era irrelevante frente a los beneficios del experimento; mientras que la otra parte negaba este razonamiento aduciendo que “era difícil de valorar”, sumado al peligro que representaba que “la especie pudiera escaparse al control del laboratorio”.
Otro actor en pugna fue Estados Unidos, ya que el segmento televisivo aclara que el gobierno norteamericano había suspendido la financiación de ese experimento “por considerarlo peligroso”. Vale la aclaración que el presidente de la nación americana era Barack Obama, sucedido por Donald Trump dos años más tarde (2017) y quien ya lleva en su haber 215.608 casos de infectados con COVID-19 (ubicado en el puesto 1 de países con más contagiados) y 5.070 muertos.
Por último, la paradoja de la predicción revela que la televisión italiana fue una de las pioneras en dar a conocer el virus que actualmente hace estragos en toda la población mundial. Y justamente Italia, el país más afectado en cantidad de fallecidos, con más de 13.000 muertos y 110.000 infectados, según datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud. 

(www.REALPOLITIK.com.ar)