https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El petróleo salta un 20% tras la mediación de Trump entre Rusia y Arabia Saudita

El estadounidense afirmó que pronto llegarán a un acuerdo que ponga fin a la guerra de precios.

Finalmente Donald Trump dejó de lado su parsimonia inicial y comenzó a hacer valer su rol como uno de los jugadores más importantes del mercado petrolero para mejorar los precios del barril.

El presidente estadounidense inició una mediación entre Rusia y Arabia Saudita -que fue confirmada por el Kremlin- y afirmó que "en pocos días" se llegará a un acuerdo para reducir la producción.

Esto provocó un inmediato repunte del 20% en la cotización del Brent, que ahora opera a 30 dólares el barril. Si bien se trata de una importante mejora, los valores todavía se encuentran debajo de los costos de la industria del shale estadounidense.

Es por eso que Trump también decidió convocar a una primera reunión con los CEOs de las principales petroleras para discutir posibles tarifas a los hidrocarburos importados y una ayuda fiscal al sector.

Se trata de un giro completo en la actitud del republicano, que a principios de la guerra de precios ocasionada por el derrumbe de la demanda mundial a raíz del coronavirus y el aumento de la producción decretado por Arabia Saudita, había festejado el beneficio para las familias estadounidenses que significaba el desplome de las naftas.El gobierno ofrece un barril criollo de USD 46 a los gobernadores petroleros

En el peor momento de la crisis, el petróleo llegó a valer unos 22 dólares, es decir, casi un 70% menos en relación a principios de año. Si bien los analistas proyectan precios bajos al menos por varios meses, un acuerdo de reducción de cuotas de la OPEP podría estabilizar el crudo hacia valores más razonables en torno a los 40 dólares, según detalló la consultora Mc Kinsey.
Para Argentina, se trataría de una excelente noticia, ya que al igual que los Estados Unidos, está apuntando a una producción no convencional que resulta inviable a un barril por debajo de los 50 dólares, de acuerdo a las estimaciones de las empresas.
Eso llevó al pedido unánime de las productoras y las provincias petroleras de reinstalar un barril criollo que sirva de sostén para blindar a la industria de la volatilidad internacional. Como explicó LPO, la propuesta está bajo análisis del gobierno, que habría ofrecido un barril a 46 dólares y un esquema de retenciones móviles que reduciría las alícuotas al 0% bajo estos parámetros.