https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Coronavirus, aislamiento y después: tres preguntas clave a Martín Zuppi, COO de FCA Argentina

El sector automotor es uno de lo que sufre de cerca las consecuencias de la pandemia y del aislamiento social y obligatorio que dictó el Gobierno Nacional. Hasta el 26 de abril, por ahora, deberán seguir con sus plantas paradas y los concesionarios sin vender, con expectativas que son cada vez más preocupantes.
A esta realidad se suma que la crisis no es solo a nivel local, como sucedió en otros momentos con la economía argentina, donde se pudo pedir ayuda a las casas matrices, sino que los problemas son globales.
En este escenario, iProfesional arranca una serie de entrevistas con los líderes de diferentes sectores, quienes dan su visión sobre el presente, futuro, y las medidas en general que ha tomado el Gobierno.

Zuppi y las expectativas de FCA en Argentina.Es el turno de Martín Zuppi, COO o Director General de FCA Automobiles Argentina SA, la empresa que agrupa en el país a marcas de larga trayectoria y populares como Fiat, que fabrica en Córdoba, hasta Chrysler, Jeep, Dodge y RAM.

- iP: ¿Qué efectos en el corto y mediano plazo va a generar esta pandemia en su empresa?

- MZ: La pandemia está impactando de lleno en la industria automotriz y no sólo a nivel doméstico o regional, sino a escala global. Las medidas preventivas que han tomado los gobiernos para evitar el colapso de los sistemas de salud han derivado en extensas paradas de plantas, cierres de los canales comerciales, o sea de los concesinarios, etc.

Ahora proyectamos un mercado local bastante más acotado al que imginábamos (entre 300 y 250 mil unidades/año), producción y exportaciones en que las semanas de inactividad no se recuperarán dado que no es previsible una inmediata recuperación y crecimiento del mercado regional, Brasil particularmente, y tampoco del mercado argentino.
En definitiva, en lo inmediato, la suspensión de las operaciones implica cero facturación, cero exportaciones, cero producción, por lo cual la primera prioridad, además de la prevención y cuidado de nuestra gente, es cuidar la caja para evitar complicaciones mayores. Este parate que estamos transitando obviamente deriva en un ajuste de todas las proyecciones con las que estábamos encarando el año, y todavía con muchísima incertidumbre por la falta de certeza sobre el fin de la cuarentena.

La cuarentena, por cierto, ha derivado en nuevos formatos de trabajo. Por ejemplo, el trabajo a distancia o home office se ha generalizado, así como las reuniones presenciales han sido reemplazadas por video conferencias.
También ya se están imponiendo nuevos protocolos de cuidado de salud, como el uso de barbijos, mayor distancia entre el personal en las líneas o en los comedores. Seguramente también esta emergencia hará que las operaciones virtuales u on line se vayan volviendo cada vez más frecuentes. Y el necesario cuidado de la caja también lleva a una revisión de todos los gastos y programar la eliminación progresiva de los innecesarios que van quedando en los budgets por inercia.
Fiat Cronos, el auto fabricado en la Argentina.
Fiat Cronos, el auto fabricado en la Argentina.

En sintesis, la pandemia afectará nuestra facturación y producción particularmente en este trimestre, con pocas previsiones de una salida inmediata a los niveles con los que estábamos trabajando previamente.

- iP: ¿Cómo cree que afectará a la rama de actividad en la que opera su compañía?

- MZ: Como comenté en la pregunta precedente, la situación del sector se complicó seriamente. Esta situación de emergencia que estamos viviendo afecta a todo el complejo automotriz, autopartistas, terminales, redes comerciales que, de por sí venían transitanto la necesaria adecuación a un mercado inferior al del año pasado. Ahora las proyecciones son mucho peores.

- iP: ¿Cómo ve el accionar del Gobierno hasta ahora y qué le recomendaría/pediría/sugeriría a los funcionarios?

-MZ: Entiendo que hay un consenso generalizado en la necesidad del cuidado de la vida como primera prioridad, y considero que el Gobierno tomo las medidas de prevención adecuadas para evitar la propagación acelerada y descontrolada del virus. Pero no hay un manual de mejores prácticas para atender esta urgencia, por lo que habrá que ir gestionando un necesario equilibrio entre medidas preventivas extremas -como la cuarentena generalizada- y la actividad económica.
Economías más desarrolladas han dictado medidas que aseguran que los estados asumen gran parte del parate de todas las actividades. Las restricciones propias de la Argentina determinan que si no vamos a una flexibilización progresiva de la cuarentena, los problemas económicos y sociales sólo se agravarán, pudiendo también poner en riesgo la vida.
Es un equilibrio muy fino difícil de definir, de allí la importancia que los gobernantes tengan los consejos de los especialistas de la salud como de los dirigentes empresarios y sindicales que representan diversas actividades, por que los datos son claves para optar por uno u otro camino.



iprofesional