https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El mundo no encuentra el piso

La renta variable global continúa desplomándose, parece ser que el mercado sólo tiene ojos para el coronavirus y su posible impacto económico. En línea con esta idea Moody's Investors Service ha recortado su previsión de crecimiento mundial. Wall Street retrocedió un 3% a pesar de los buenos datos de empleo. Los principales índices europeos registraron bajas entre 2% y 4%. Para entender el impacto del coronavirus en los índices europeos tomamos como ejemplo al IBEX, índice bursátil Español, que hasta el momento acumula una baja del 12% en lo que va del año. En Asia, el mayor retroceso se pudo en ver en Rusia con más de un 5%, seguido por Japón y China. Entre los commodities, el precio del petróleo cayó un 10% ante la negativa de Rusia de no llevar a cabo un recorte de producción. En lo que respecta al Merval, no supo escapar a la tendencia mundial y concluye con un retroceso del 4%. Las más golpeadas fueron BMA (-7%), TRAN (-6%) y GGAL e YPFD (ambas con un -5%), la única integrante del panel líder con una variación positiva fue ALUA con un tibio 0,19%. En lo que refiere a los ADRs argentinos, GGAL, BMA, SUPV e YPF sufrieron caídas cercanas al 7%. La petrolera insignia de argentina dio a conocer su balance y en él manifiesta haber sufrido una pérdida operativa de $ 33.379 millones durante 2019 como consecuencia del deterioro del valor de sus activos en el tercer trimestre, la situación macroeconómica y las políticas para el sector energético.

En sintonía con la caída en los mercado internacionales, los bonos soberanos americanos se acercan a sus mínimos históricos, reafirmando a este tipo de activos como cobertura.
Por otro lado, los principales bonos locales vieron subir sus cotizaciones en su plaza en pesos mientras que la especie D de dichos bonos experimentó retrocesos. Hay que tener en cuenta que según el cronograma publicado por el Ministerio de Economía, la semana que viene se debería lanzar la oferta sobre la reestructuración de la deuda y se realizarán reuniones informativas sobre la misma. Esto implica que en la semana entrante habrá más información disponible para los inversionistas lo que no quita la volatilidad que experimentarán los títulos públicos debido a que luego de tener el panorama más claro los bonistas deberán reacomodar sus carteras y los precios incorporarán los nuevos datos.
Pasando a los bonos en moneda local, el día de hoy finalmente se pagó el A2M2, pero como gran parte de los inversionistas descontaba este evento los precios de los demás bonos en pesos no se vieron notoriamente afectados, a diferencia de lo que pasó durante la semana.
Con el fin de absorber la emisión realizada en el pago de A2M2, el Ministerio de Hacienda realiza un nuevo llamado a licitación de dos Letras del Tesoro en Pesos. Una LEBAD con vencimiento 31 de julio de 2020(Reapertura) y una letra del tesoro a descuento con vencimiento 13 de mayo de 2020.

Como es costumbre hace un tiempo, el dólar mayorista volvió a avanzar un 0,1%. Por otro lado, luego de un febrero a la baja, el MEP y el CCL cerraron la rueda con un aumento semanal de 1,22 y 1,23% respectivamente. La volatilidad que se vió en los precios de estos tipos de cambio sigue siendo alta.
El riesgo país se alejó bastante de los 2.000 puntos y se encuentra en los 2.422, lo que representa un aumento en marzo de 7,03% influenciado principalmente por la coyuntura internacional. Como parte de la política de baja de tasas el BCRA dispuso hoy una nueva baja del límite inferior de la tasa de interés de LELIQ de 2 puntos, pasando de 40% a 38%.

Un dato anecdótico pero positivo es que a partir del lunes Wall street cambia su horario y abrirá 10.30 hs y cerrará a las 17 hs. Teniendo en cuenta que el Merval depende íntimamente del mercado americano, si en Estados Unidos comienzan a operar antes que en Argentina, los operadores y los inversores ya pueden tener una idea de cómo será el día en la bolsa local.

La semana termina como arrancó, la renta variable hundida y con mucha incertidumbre sobre hasta cuándo habrá que ser más precavidos a la hora de invertir. Las perspectivas no son muy alentadoras ya que aún no se vio el impacto en la economía real de la expansión del coronavirus. En el plano local, la semana entrante los inversores estarán expectantes a la oferta sobre la reestructuración de la deuda, mientras que la renta variable seguirá dependiendo de lo que pase en el exterior.




Ariel Guzmán
Analista
RAVA