https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tras el cambio de autoridades en la UIF, le quitan a la Argentina la presidencia de las organizaciones antilavado

El ex titular del organismo local, Mariano Federici, presidía el Grupo Egmont. Pero el gobierno no renovó su mandato, y dejó al país sin ese puesto.

El reciente fin del mandato de Mariano Federici al frente de la Unidad de Información Financiera (UIF) desembocó este miércoles en el anuncio de que la Argentina perderá la presidencia del llamado Grupo Egmont, que agrupa a las unidades antilavado de dinero del mundo. Aunque así no se presenta, termina siendo un gesto político de desconfianza ante el abogado kirchnerista Carlos Cruz, candidato reemplazar a Federici.
Federici fue, desde julio de 2019 el primer argentino que presidió el grupo de todas las Unidades de Inteligencia Financiera del mundo y que fija principios internacionales para el intercambio de inteligencia financiera a nivel global.
El comunicado del Grupo señalaba el martes a la noche. “Debido a que el mandato de Mariano Federici a cargo de la UIF de Argentina no ha sido renovado por el nuevo Gobierno Argentino que entró en funciones el 10 de Diciembre de 2019, a partir del 26 de enero de 2020 (día en que concluyó su mandato a cargo de la UIF de Argentina) ha cesado también su mandato como Presidente del Grupo Egmont”. Esto se debe a que la Carta Orgánica del Grupo Egmont establece que para presidir el organismo se debe ser titular de una UIF.
Fuentes diplomáticas consultadas por este diario señalaron que en el estatuto del Egmont se fija un mandato de dos años, es decir desde julio de 2019 a julio de 2021. Se presume una situación de estabilidad de las autoridades aún sabiendo que hay elecciones de por medio y cambios de gobierno.
Sin embargo, Federici, que asumió con el macrismo y acompañó su agenda, no tuvo chance de continuar y debió renunciar el 27 de enero pasado, cuatro años después de haber asumido como titular de la UIF. Así está establecido si el gobierno siguiente no lo confirma.
Bajo su mandato, la UIF se convirtió en querellante de causas en las que fueron imputados desde la hoy vicepresidente Cristina Kirchner al empresario K Lázaro Baez, pasando por el ministro Julio de Vido, y su lugarteniente Roberto Baratta.
Federici además tiene una fuerte sintonía con la visión antiterrorista de Washington y con la persecución del lavado de dinero de la corrupción y la financiación del terrorismo.
El gobierno actual quería la asunción de Cruz para fines de enero, pero necesita la aprobación del Senado. Sobre el abogado pesan sospechas de que podría dar marcha atrás con las causas de corrupción en la que están vinculados ex funcionarios K. Y trascendió ademas que la UIF podría perder autonomía.
En el comunicado del Grupo Egmont que se conoció este miércoles, agradecieron el "liderazgo, la dedicación y los logros de Federici al frente de la Representación Regional para las Americas, la Vicepresidencia del Comité del Grupo Egmont, y finalmente la Presidencia del Grupo Egmont.”
La designación de Federici como Presidente del Grupo Egmont se había producido en Julio del año pasado en La Haya, Holanda, en presencia de la Reina Máxima. Su designación fue decidida por el consenso unánime de las 165 UIFs que integran el organismo.
Y además de la presidencia a cargo de Federici, Su Directora de Asuntos Internacionales, Silvina Rivarola, también lideró el Grupo de Trabajo de Membresías, Apoyo y Cumplimiento, que incide en el proceso de ingreso y suspensión de las UIFs en el mismo.



Natasha Niebieskikwiat