https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tensión con Cornejo: Alberto pone en crisis la represa de Portezuelo

Una designación de Alberto Fernández agitó la pelea entre Mendoza y La Pampa por la construcción de la represa Portezuelo del Viento, la obra emblemática de la gestión del radical Alfredo Cornejo y continuada por Rodolfo Suárez.
El presidente nombró a un hombre de Carlos Verna al frente del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), el organismo que reúne a las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Neuquén y Río Negro, además del Poder Ejecutivo Nacional. El Coirco tiene poder de decisión sobre la cuenca del Río Colorado y sus afluentes, incluido el río Grande donde Mendoza prevé asentar la represa.
Se trata de Javier Schlegel, que fue secretario de Recursos Hídricos de La Pampa durante el último gobierno de Verna y ahora había sido designado por el nuevo gobernador Sergio Ziliotto como administrador provincial del Agua, cargo al que renunció en los últimos días. Su designación es un rotundo triunfo de Verna, que se lo había reclamado públicamente a Alberto Fernández. Como casi todos los dirigentes pampeanos, Schlegel es un militante contra Portezuelo.
Verna había reaccionado así ante la decisión de Fernández de ejecutar el pago a Mendoza de la segunda cuota, por unos 14 millones de dólares, para la construcción de Portezuelo del Vientorespetando el cronograma acordado entre Mauricio Macri y Alfredo Cornejo.
Durante el macrismo, la represa Porteuelo recibió un fuerte impulso a pesar de las quejas de los pampeanos y Cornejo incluso había anunciado su licitación en los últimos meses de su mandato, cuando el país ya estaba inmerso en la crisis y sin acceso a los mercados. Se trata de una obra de más de mil millones de dólares.
Ese pago de Alberto había sido celebrado por el mendocino Suárez, que lo interpretó como la continuidad del proyecto. Pero ahora sufrió un duro revés con la designación del hombre de Verna en el Coirco. "Es una estrategia que está llevando adelante La Pampa para impedir la obra", lamentó el gobernador radical.

El cambio del clima político respecto al manejo de la cuenca del Río Colorado, sumado a la crisis económica y la falta de acceso a los mercados de crédito, parecen poner en una crisis muy seria a la represa Portezuelo del Viento

"Nosotros creemos que La Pampa se equivocaba yendo a la justicia, porque en el ámbito que hay que resolverlo es el Coirco. Por eso quieren copar el Coirco ahora, pero el Coirco ya ha resuelto sobre el tema con un laudo del presidente Macri", dijo Suárez en referencia a la decisión adoptada por Macri hace dos años.
Ese laudo presidencial (una medida que se adopta cuando no hay decisiones unánimes en el Coirco) avaló la construcción de la represa Portezuelo, aunque la condición a un estudio de impacto ambiental. Mendoza sostiene que ya se cumplieron esos pasos y están los estudios de los ríos Colorado y Grande, por lo que la obra no puede frenarse. "Mendoza ya consiguió todas las autorizaciones del Coirco que tenía que conseguir", dijo ayer el ministro de Economía, Enrique Vaquié.
Lo cierto es que La Pampa nunca aceptó las disposiciones del Coirco y continuó la pelea ante la Corte Suprema, adonde reclamó reiteradamente que se suspenda el proyecto. Ambas provincias tienen un histórico enfrentamiento por el río Atuel, que abastece la represa El Nihuil, por el que también hay un pulso judicial abierto.
La designación de Schlegel culmina una serie de reveses políticos para Mendoza, que comenzó el año pasado con el cambio de los gobiernos nacional y de la provincia de Buenos Aires, que hasta el año pasado le eran aliados en el Coirco. Ahora, Ziliotto busca sumar a su cruzada a Axel Kicillof.
Ziliotto ya logró respaldo de la rionegrina Arabela Carreras, afectada por la baja en el caudal del Río Colorado. El apoyo significa un giro respecto a la posición del ex gobernador Alberto Weretilneck, que mantenía relación muy tirante con Verna, que lo trató de "burro". En tanto, el gobierno de Neuquén reclamó días atrás que Mendoza cumpla con los estudios de impacto ambiental y que el manejo del caudal sea exclusivo del Coirco.
El cambio del clima político respecto al manejo de la cuenca del Río Colorado, sumado a la crisis económica y la falta de acceso a los mercados de crédito, parecen poner en una crisis muy seria a la represa Portezuelo del Viento.