https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Pulso europeo: Burberry advierte del importante impacto del virus

Lento pero seguro, el coronavirus ha llegado a las empresas europeas.
El grupo de moda Burberry (LON:BRBY) desciende un 1,8% este viernes tras publicar su primera actualización detallada sobre el impacto del virus en las ventas de China. Las noticias no son buenas. Casi la mitad de sus tiendas del continente están cerradas, y el resto abren con un horario reducido. La cifra total de afluencia ha bajado nada menos que un 80%, según la directora financiera Julie Brown, que ha dicho al Financial Times que el impacto en las ventas de Hong Kong es peor que el de los prolongados disturbios civiles en la antigua colonia británica.
Dado que el 40% de las ventas de Burberry (LON:BRBY) se generan en la región Asia-Pacífico (la región que recoge no sólo a China en sí sino a la mayoría del gasto turístico chino), las consecuencias son inevitables.
El director ejecutivo Marco Gobbetti dijo en un comunicado que el brote está teniendo "un considerable efecto negativo en la demanda de productos de lujo" —evaluación compartida el jueves por Tapestry (NYSE:TPR), el propietario de las marcas Kate Spade y Coach . La compañía no fue capaz de ser más específica, pero parece claro que el objetivo de crecimiento del 4% de las ventas orgánicas para los 12 meses de marzo a marzo ahora parece inalcanzable. Las acciones de Burberry (LON:BRBY) descienden hasta un 4,5% para después repuntar y limitar las pérdidas a un 1,8% a las 11:30 horas (CET). El Stoxx 600 de referencia baja un 0,3%, mientras que el FTSE 100 se deja un 0,6%.
Las acciones de marcas de lujo, con una exposición directa comparativamente elevada al consumo asiático, fueron de los primeros sectores afectados por el virus. Burberry (LON:BRBY), por ejemplo, ha bajado un 15% en las últimas tres semanas. Las aerolíneas y las empresas relacionadas con el turismo también se vieron afectadas en la primera oleada.
Pero cada vez hay más indicios de que las tan previsibles perturbaciones de las cadenas de suministro globales están empezando a hacer de lastre. Fiat Chrysler (MI:FCHA) advirtió el jueves de que podría tener que suspender la producción en una de sus plantas europeas debido a la falta de componentes de un proveedor clave de China. Volvo (ST:VOLVb) y PSA (AS:RDSa) Group también han advertido sobre este tipo de amenazas.
Sin duda, las noticias no son todas negativas. Según los datos oficiales, la tasa general de nuevos casos de coronavirus sigue ralentizándose, mientras que la tasa de crecimiento de las incidencias mortales también se ha desacelerado, a pesar de que la cifra total de muertes se está acercando rápidamente a la de la epidemia del SARS. Honda Motor (T:7267) ha dicho este viernes que reanudará la producción en su planta de Wuhan, el epicentro del brote, el 17 de febrero.
Además, no todas las empresas —ni siquiera aquéllas presentes en China—se ven afectadas por igual. Las acciones de L'Oreal han abierto en máximos históricos el viernes, para después descender, después de que el grupo de cosméticos dijera que cree que el éxito de ventas en Asia será temporal. El hecho de que L'Oreal venda más de sus productos online, en lugar de depender de las ventas físicas en boutiques situados en lugares específicos, es una gran ayuda en ese sentido.
Sin embargo, los informes que han surgido de fuera de China sobre su trato de los informantes —incluido Li Wenliang, un médico de Wuhan cuyas advertencias fueron ignoradas y que ahora ha muerto del virus— han reavivado la profunda desconfianza en los registraos oficiales de China. El potencial de sorpresas desagradables aún no ha pasado.


investing