https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La marcha de la economìa en febrero 2020

El margen de maniobra que el Gobierno Argentino tenga para aplicar política económica durante el presente año está en gran medida supeditado al proceso de negociación de la deuda pública, tanto con el FMI, como con los inversores privados, tanto internos como internacionales.

El Informe Sectorial del licenciado Carlos Seggiaro destaca lo siguiente:

El proceso de negociación con los FMI y los inversores privados es ciertamente complejo y delicado y hasta que no esté definido resulta muy difícil adivinar el probable nivel del gasto público, las tasas de interés y hasta la probable cotización del dólar durante el presente año. El Gobierno Nacional acaba de anunciar un cronograma ciertamente muy optimista que establece que en la primera semana de marzo estará determinada la estructura final de la oferta argentina, y que en la cuarta semana del mismo mes expirará el período de aceptación.

Ahora bien: En el oficialismo está fuera de discusión que el dólar tiene que ser competitivo, que las tasas de interés tienen que promover la inversión productiva, y que el gasto público tiene que apuntar a reactivar la Economía. Pero una cosa es la tendencia de estas variables, que está bastante clara, y otra cosa es la magnitud que las mismas tendrán en la práctica, lo cual está supeditado, como ya se expresó, al proceso de negociación de la deuda, sobre el que aún persiste un alto nivel de incertidumbre.

Mientras tanto, el Gobierno se va encontrando con que no todas las variables se acomodan según lo previsto. Todo parece indicar que la inflación de enero se ubicará en torno al 3%, un número elevado, pese a los precios cuidados, el congelamiento de tarifas y la estabilidad del dólar oficial. La expectativa de Alberto Fernández era poder anunciar para este primer trimestre del 2020 una inflación por debajo de la que había mostrado la gestión de Macri en el último trimestre del 2019. Pero ahora está en duda que los números puedan acompañarlo en esa dirección.

Sin embargo, a nuestro juicio, la preocupación central del Gobierno a nivel económico está situada en la resistencia que muestra el actual proceso recesivo, que ya lleva más de 20 meses consecutivos, con una profundidad que no se veía desde comienzos del presente siglo. Si la Economía Argentina no muestra síntomas de una visible reactivación a lo largo de los próximos meses, cada vez más sectores productivos mostrarán serias dificultades para seguir adelante. La mayor parte de las consultoras estiman que la reactivación se dará recién a partir del segundo semestre del año.

El problema para el Gobierno Argentino es que la negociación de la deuda condiciona, como ya expresamos, el margen de maniobra para aplicar políticas que apunten a reactivar la Economía. En ese contexto, la inflación pasa a ser un problema secundario, frente a la necesidad de reactivar el sistema productivo. Para quienes conducen la política económica en este momento, está claro que la inflación es mala, pero en las actuales circunstancias, peor es la continuidad del proceso recesivo, sobre el que se impone trabajar en lo inmediato.

Novedades Impositivas: Arranca la Moratoria
El próximo 17 de febrero se habilitará la adhesión a la esperada moratoria para las micro, pequeñas y medianas empresas (MyPymes), establecida por la Ley de Solidaridad y Emergencia sancionada en diciembre pasado, y cuyo régimen abarca las obligaciones vencidas al 30 de noviembre de 2019. Se trata de unos 608.000 contribuyentes que están en condiciones de acceder a descuentos de intereses y condonación de multas del orden del 42%.

Podrán adherir al nuevo régimen las micro, pequeñas y medianas empresas y las personas humanas que sean autónomas o monotributistas, siempre con el requisito de contar con el certificado Mipyme hasta el 30 de abril. También se incluirá a cooperativas, consorcios de propietarios y clubes de barrio.

La ley establece que el monto adeudado se podrá financiar hasta en 120 cuotas, en caso de impuestos, y hasta en 60 meses para las obligaciones con la Seguridad Social, con una tasa fija del 3% mensual durante el primer año y luego con Tasa Badlar para bancos privados.
Sin embargo, habrá condiciones diferenciadas según el tipo de empresa y el momento de la adhesión al plan, que estará habilitado hasta el 30 de abril próximo. La titular del organismo fiscal, anticipó que las microempresas no pagarán anticipos y podrán financiarse hasta en 10 años si ingresan en febrero.
Por su parte, las pequeñas empresas abonarán un pago a cuenta del 1% si entran este mes y tendrán 120 cuotas. En cambio, si adhieren en abril, deberán abonar el 3% y, el resto, en 90 meses. Para las medianas, el anticipo sube a 2% en febrero y a 5% en abril.

En cualquiera de los casos, habrá un período de gracia para comenzar a pagar (que será mayor cuanto antes sea la adhesión al plan) y la primera cuota vencerá el 17 de julio de 2020.

A su vez, Marcó del Pont, titular de la AFIP, anticipó que en las próximas semanas se difundirá un plan de pagos para las grandes firmas, similar a esta moratoria, pero sin quita.

Mercados Agropecuarios
Las perspectivas optimistas que mostraba el mercado de granos en Chicago a comienzos de año se dieron vuelta en tan sólo una semana, a partir del avance del Coronavirus en China y la aparición progresiva de nuevos casos en diversas regiones del planeta. Al momento de emitir este informe el Gobierno Chino mantiene en cuarentena a unos 40 millones de habitantes, pero en un contexto de alta incertidumbre con respecto al alcance de la epidemia, tanto en China como en otros países, especialmente en el Sudeste de Asia.

La incertidumbre afectó prácticamente a todos los mercados, tanto a nivel de commodities como así también a las bolsas y los mercados financieros de casi todo el planeta. Desde la semana pasada, hubo retrocesos en la cotización de la soja en Chicago, en la Bolsa de Nueva York, y el barril de petróleo volvió a situarse por debajo de los 60 dólares en Londres.

Predecir como continúa esta película en el corto plazo es prácticamente imposible. Si tomamos como experiencia los ejemplos similares anteriores, como fueron la influencia aviar, la gripe A, o la más reciente gripe porcina africana, hay que decir que tras un escenario de bajas muy pronunciadas, los mercados luego se estabilizan y recomponen progresivamente la situación, lo cual es especialmente relevante en el caso de los Commodities.

En el plano local, mientras tanto, el mercado de granos también suma una fuerte incertidumbre en relación al futuro de la empresa Vicentín, que acumula deudas que podrían acercarse a los 1.500 millones de dólares, con una amplia gama de actores, entre bancos, proveedores, corredores, acopiadores y productores agropecuarios. La salida de la actual situación aparece como muy compleja, pero en los próximos días quedarán planteadas novedades, incluso en el plano judicial. A nuestro juicio, la empresa es ciertamente inviable de cara al futuro.

Extracto del Informe Sectorial del licenciado Carlos Seggiaro
Para mayor información o para contratar al profesional contactarse al teléfono 0353– 4520996 o vía email a: info@seggiaroyasociados.com.ar