https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Jorge Argüello: “Hay una coincidencia central de los dos gobiernos en querer para Venezuela un proceso electoral rápido, transparente y sin proscripciones”





Tras su reunión con el presidente Donald Trump, en la que presentó sus cartas credenciales como embajador de la Argentina, Jorge Argüello estuvo en Perspectivas desde Buenos Aires desde Washington, en su primera presentación televisiva. La relación bilateral, Venezuela, y el posible encuentro entre Alberto Fernández y Trump, los temas más importantes.



Los textuales más importantes:

Sobre la reunión de presentación con Trump en el Salón Oval de la Casa Blanca:
“La reunión fue muy positiva. Después de cuatro días en Washington, desde ayer soy lo que se conoce como full ambassador, habiendo presentado las cartas credenciales que el presidente Alberto Fernández le manda al presidente Donald Trump acreditándome como su embajador en los Estados Unidos. A partir de ese momento ya tengo la posibilidad de entrar en todas las oficinas, todas la dependencias del gobierno federal. He encontrado, y particularmente todo expresado en la reunión de ayer en la Casa Blanca con el presidente Trump, una buena disposición. Hay un seguimiento de la evolución de la situación en la Argentina por parte del gobierno de los Estados Unidos, con una atención puesta en ver cuáles son las posibilidades de cooperación. Ayer, al momento de ingresar al Salón Oval adonde me estaba esperando el presidente Trump, desde la puerta su primera pregunta fue: <¿Cómo está la Argentina, embajador?>. Eso fue lo que disparó el diálogo, y obviamente yo le dije que la Argentina está bien, en un momento difícil, que está armada, preparándonos para superar esta crisis, que tenemos como objetivo lo mismo que el gobierno de la administración Trump está consiguiendo en los Estados Unidos. Esto es crecimiento económico y baja de la tasa de desempleo. Y le expliqué: <Presidente, para eso hay una condición necesaria previa y es superar la dramática situación que tenemos por la crisis de la deuda heredada>. Y es aquí donde le transmití un mensaje del presidente Fernández, que es aquí donde Argentina necesita el apoyo del gobierno que usted preside.”

Acerca de la relación bilateral y Venezuela:
“Respondería a su pregunta de la siguiente manera, retomando lo que decía antes. Cuando le formulo el pedido de apoyo por parte de la administración al presidente norteamericano, su respuesta literal fue: <Transmítale al presidente Fernández que cuenta con este presidente>. A mí me parece que esa oración grafica la buena disposición que existe por parte del gobierno de los Estados Unidos. La agenda bilateral es riquísima, muy diversa, ocupa los más diversos aspectos de la vida nacional de ambos países. Y obviamente también tiene que ver con las cuestiones que se verifican en sendas regiones, tanto en América del Norte como en América del Sur. La verdad que el día de ayer no avanzamos en esa parte de la agenda. A partir de hoy he empezado contactos con el Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro, el Pentágono, con el Fondo Monetario Internacional, con el Departamento de Comercio. A partir de ahora vamos a ir desenrollando, tirando del hilo, y explorando todos los aspectos que hacen a la agenda bilateral.”

De las relaciones carnales del menemismo al enfrentamiento con el kirchnerismo, hasta la alineación de Macri: ¿cuál va a ser la postura del gobierno de Fernández respecto de Estados Unidos?
“Esto es muy claro, ya lo han hablado inclusive personalmente. No se olvide que, en un acto inusual, Donald Trump lo llamó por teléfono al presidente Fernández pocas horas después de haber sido elegido presidente, y en ese diálogo los dos coincidieron en la necesidad de tener una relación fluida, madura, sin sorpresas, confiable, respetuosa. Creo que esa es la política que nosotros vamos a seguir y he encontrado un buen eco de parte de la administración que preside Donald Trump. La Argentina ya no sigue una posición de alineamiento acrítico. Nosotros tenemos nuestra visión de las cosas, nuestra interpretación de la realidad. En muchos de estos análisis, en muchas de estas percepciones, coincidimos con la percepción del gobierno de los Estados Unidos; en otras no. Pero lo importante es que está abierto el diálogo y hay margen para poder avanzar en la construcción de acuerdos, inclusive cuando hay situaciones donde no compartimos exactamente la misma mirada o la misma posición. Esto hace a una relación seria y madura, y esto es lo que estamos trabajando. Antes de viajar a Washington tuve una larga reunión con el embajador Edward Prado, que es el embajador de los Estados Unidos en la Argentina, con todos los funcionarios de la embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires. Hemos establecido un sistema de consultas, de conexión, de intercambio de información, cumpliendo estrictamente con todas las instrucciones que yo he recibido del presidente Alberto Fernández. Soy sumamente optimista respecto de la etapa que se abre en la relación bilateral entre los Estados Unidos y la Argentina.”

Sobre la visita de Fernández a Trump:
“Hay que pensar, incluso, en visitas recíprocas. Hoy he empezado a conversar esa hipótesis con el Departamento de Estado. Es una agenda que iremos construyendo, pero por supuesto que no hay que descartar para nada, al contrario. Creo que cuando la agenda vaya madurando va a ser el momento adecuado para que se concrete un encuentro personal de los dos líderes. En eso ya estamos trabajando el embajador Prado en Buenos Aires como yo acá, la Cancillería que dirige Felipe Solá con el Departamento de Estado que dirige el ministro Pompeo”.

¿Puede ser Venezuela uno de los puntos de desacuerdo?
“Creo que no. Hay una coincidencia central: los dos gobiernos quieren un proceso electoral rápido en Venezuela, absolutamente transparente, sin proscripciones. Queremos recuperar la institucionalidad de Venezuela, queremos que se reinserte en el camino de los países más democráticos de la región. Trabajamos con el mismo objetivo. Tal vez tengamos diferentes tácticas, pero la estrategia claramente es la misma: queremos una región consolidada, democrática e institucionalmente.”



CNN